Paute camina hacia regeneración

Proyecto a cargo de diferentes contratistas con plazos que van de tres hasta seis meses.

829
La regeneración urbana en los barrios de la marginal del río Paute inició la semana pasada con la revisión de sistemas de agua potable y alcantarillado. El Municipio ejecuta la obra con una inversión de cinco millones de dólares. BPR

La regeneración urbana de 61 calles que incluyen las obras de agua potable y alcantarillado inició en el cantón Paute (nororiente del Azuay). Mediciones topográficas y la revisión de los sistemas hidrosanitarios son los primeros trabajos que se realizan desde la semana pasada en los barrios ubicados a lo largo de la marginal del río Paute.

El Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE) financia la obra a través de un crédito de alrededor de cinco millones de dólares que incluyen los costos de fiscalización. El BDE solicitó una sectorización por barrios para los procesos contractuales, es así como los trabajos iniciaron en cinco de los seis procesos previstos en el proyecto, que se prevé que concluyan a fines de año.

Los cinco procesos adjudicados corresponden a los barrios: 11 de Febrero, Las Peñas, Luntur, Pirincay y La Playa. El último trámite contractual en el Portal de Compras Públicas se refiere a la ciudadela Don Bosco.

Necesidad

De acuerdo con Raúl Delgado, alcalde de Paute, la cabecera cantonal ha crecido “bastante hacia las márgenes del río Paute por lo que debemos asfaltar las vías”. Recalcó que son calles transversales que en muchos de los casos brindarán una adecuada conectividad entre los dos principales accesos al centro -vía Interoceánica y avenida Luis Enrique Vásquez-.

Los procesos adjudicados ya fueron socializados con los representantes de los barrios, y se les explicó, que parte del crédito del BDE deberán cancelarlo los pobladores por concepto de la contribución especial de mejoras, señaló Delgado.

El Municipio subsidiará una parte del crédito como un proceso posterior a la ejecución de la obra. El alcalde citó un subsidio de alrededor del 30 % para todos los frentistas, y del 50 % para los adultos mayores y grupos vulnerables (dependiendo de un estudio socio-económico).

Reacciones

Para Carlos Alvarado, representante del barrio 11 de Febrero, la regeneración de las calles genera una gran expectativa para ya no tener problemas con el polvo y el lodo por la falta de asfalto. Destacó el compromiso del contratista de dar trabajo a los habitantes de la zona y más porque muchos se quedaron desempleados debido a la emergencia sanitaria del COVID-19.

Explicó que alrededor de 80 personas viven en el barrio, muchos emprendedores que –cuando terminen los trabajos municipales- podrán implementar sus propios locales para el bienestar de sus familias.

En el caso de Efrén Rojas, representante del barrio Las Peñas, indicó que esperan que las obras se ejecuten de forma adecuada para no tener problemas como sí suceden en otros sectores, donde las anteriores administraciones municipales realizaron mejoras.

Resaltó las facilidades de pago que el municipio daría a los frentistas, “en las socializaciones informaron que hasta en diez años pagaríamos por la contribución especial de mejoras, incluso con subsidios de acuerdo a la realidad de los hogares”. (BPR)-(I)