Ricardo Rocco: Los motociclistas tenemos que alzar la voz

El activista se refirió sobre la realidad que atraviesa este sector.

676
Ricardo Rocco ha rodado miles y miles de kilómetros por toda América, Australia, parte de Europa, África y Asia. PSR

Ricardo Rocco, director de la Escuela de Motos, visitó Diario El Mercurio para tratar diversos temas relacionados con el motociclismo.

El capitalino, de 61 años, con amplia trayectoria en el motociclismo (lleva medio siglo rodando) regresó a Cuenca después de dos años para plasmar sus proyectos y dar a conocer las labores relacionadas con el activismo que viene realizando. A continuación, la entrevista:

¿Cuál es el motivo de su presencia en Cuenca?

Son dos años que no veníamos a la ciudad y para nosotros es muy grato porque Cuenca es el motor industrial y económico del país, en donde se genera empleo y una dinámica importante para los negocios del país.

Además, vinimos para dar a conocer tres propuestas que tenemos como activistas.

¿Cuáles son estas propuestas?

La primera es el análisis del plan estratégico de seguridad vial motociclista al Gobierno Nacional, en conjunto con temas pendientes urgentes: exoneración de impuestos a los cascos y a los asientos de retención infantil para los vehículos, mismos que se pagan como ropa de lujo. Lo que dejemos de recibir en impuestos de importación, lo podemos recuperar y multiplicar en ahorros de servicios de salud, pero sobre todo en el sufrimiento de las familias, que no tiene un valor material.

Ricardo Rocco sobre la importancia de políticas públicas para los motorizados

El reconocido y experimentado instructor de motociclismo, Ricardo Rocco, director de Escuela de Motos, expone parte de las razones del incremento de accidentes y muertes relacionadas con el uso de motos. Además presenta su nuevo proyecto para Cuenca..#mercurioec

Posted by Diario El Mercurio on Thursday, June 25, 2020

Además, se tiene que cumplir las mismas normas de seguridad y salud en el trabajo, en el empleado motociclista. Aquí (en el país) no se cumple, no hay ninguna capacitación, pese a que tenemos miles de trabajadores que utilizan este medio de transporte para sus labores cotidianas.

No se está cumpliendo con las capacitaciones obligatorias que dice la Ley. En otras palabras, las empresas públicas y privadas no invierten en seguridad en sus empleados.

También preocupa el requisito que se impuso y consiste en que el motociclista debe contar con tercer año de secundaria. ¿Por qué impiden que miles de ciudadanos, sobre todo de los estratos sensibles de la sociedad, no tengan acceso a un documento para manejar un vehículo? …

A nadie le importa nada, porque vengo anunciando esto hace un año y medio … Lo estableció como requisito la Agencia Nacional de Tránsito mediante un memorando, o sea ilegalmente.

Presidencia de la República, Ministerio de Trabajo…Todos están al tanto, pero nadie hace ni dice nada, mientras tanto tenemos miles de ciudadanos manejando moto sin licencia, pagando las coimas en todas partes. Lo digo porque tengo documentos. Es inhumano prohibir la licencia a una persona porque solamente terminó la primaria.

Esto relacionado con temas gubernamentales, pero ojo, los Municipios también tienen la responsabilidad directa por las normas legales y su potestad sobre el tránsito.

¿Cómo contribuyen con el motociclismo empresarialmente?

Mi labor empresarial se enmarca en la Escuela de Motos y Academia de Mecánica, que ha cumplido 15 años, y en este momento se encuentra posesionada de tal manera que puede ser un apoyo importante para toda la población que desee tener seguridad en su transporte y también un empleo digno y seguro. Por un lado, conducción, por otro lado, mecánica de motos, por lo que queremos abrirla este mismo año en Cuenca.

Actualmente nuestra empresa funciona en Quito y Guayaquil y cuenta con un alto contenido social. Por ejemplo, estamos con el programa de mecánica de motos: “Aprende ahora, paga después”. La capacitación ´on line´, que cuenta con un módulo latinoamericano e internacional (en inglés), tiene el apoyo de importantes empresas nacionales e internacionales, lo que nos permite ser conservacionistas e impedir el desperdicio de recursos y la optimización de nuestro transporte como ir en moto la Universidad. En las universidades de Ecuador tenemos una ocupación del 3% y en Colombia el 48%.

¿Cree que la ciudadanía está tomando conciencia del uso de la motocicleta como un medio de movilidad alternativo?

Ahí tenemos que cambiar la percepción. No es un medio alternativo. Es una de las opciones de locomoción, uno puede transportarse a pie; bicicleta; motocicleta…ahora vienen las motos eléctricas que serán una maravilla; auto; bus…Uno es el que toma la opción.

El pueblo depende de la moto. En cualquier rincón de la Patria. Vaya a ver una casa humilde en la que hay tres, cinco motos… ¿Por qué las autoridades no ven eso? … Yo les desafío, como una persona común y corriente -ya que hoy en día no represento a federaciones corruptas ni asociaciones inservibles-, a que escuchen la voz del pueblo y a la voz de las empresas que generan empleos.

Existen 26 plantas ensambladoras de motocicletas en plena producción en el país, generando un mercado de aproximadamente 100.000 unidades al año. La venta de motos por unidades supera a la de autos por un 20 o 25%.

Actualmente representamos el 28% del parque automotor, es decir de cada 10 vehículos, tres son motos y continuamos creciendo. Un 20% de la población está directamente relacionada con las motocicletas de cierta manera, sin contar con su área de influencia. El sector rural, por ejemplo, sin la moto produciría la mitad.

Para cerrar esta entrevista les quiero compartir que estoy publicando diariamente un documento del archivo de la antigua Asociación Ecuatoriana de Motociclistas que se convirtió en Activismo en Moto, por los motivos antes expuestos.

No tengo idea de la repercusión que tendrán estas publicaciones, pero les pido a mis conciudadanos que estén pendientes para observar qué las acciones y reacciones de las autoridades con respecto al motociclismo. Tenemos que alzar la voz: ¡Basta!… (JMB) (D)