Nuevas modalidades de estudio plantea el Ministerio de Educación

13481
El Ministerio de Educación buscará priorizar los estudios en casa.

La ministra de Educación, Monserrath Creamer, mantuvo un diálogo con los medios de comunicación del país para compartir los lineamientos de un posible retorno a las aulas y de la transformación que se verá en el sistema educativo por la presencia del nuevo coronavirus.

Creamer explicó que, tras la declaratoria de emergencia sanitaria en Ecuador, el Ministerio de Educación decidió dividir en tres fases a la nueva normalidad que se ha impuesto por la pandemia.

La primera fase, que sigue vigente, está relacionada con las clases en línea, por televisión y por radio, además de las fichas pedagógicas que se entregaron en las zonas rurales porque no cuentan con internet.

La segunda fase se refiere a un proceso híbrido: el retorno progresivo de los estudiantes a las aulas y el fortalecimiento de las clases virtuales. Para esta fase, la ministra enfatizó en los protocolos que se deberán cumplir para reabrir las escuelas.

En primera instancia empezarán a funcionar el 15 de julio las escuelas rurales de la región Costa, siempre y cuando cuenten con todos los requerimientos de salubridad. Por ejemplo: baterías sanitarias suficientes para que haya un constante lavado de manos y existan los espacios que permitan el distanciamiento entre un alumno y otro.

¿Qué pasará en la Sierra?

Hoy finalizarán las clases virtuales en la Sierra y Amazonía, y se prevé que el año lectivo 2020-2021 inicie el 1 de septiembre. Hasta entonces se decidirá si ese régimen también ingresa a la segunda fase.

Aquello dependerá de los Comités de Operaciones de Emergencia cantonales, y en el caso de las comunidades, de sus juntas parroquiales. También dependerá del número de casos con COVID-19 y de la infraestructura de las instituciones educativas.

En caso de que se permitan que las escuelas fiscales y particulares puedan recibir a estudiantes, estas deberán contar con un protocolo en el que se contemple un horario especial que no abarcará una jornada completa ni los cinco días seguidos de clases.

Así mismo se trabajará con un número reducido de niños en las aulas, ya que, en esta era pandémica, las instituciones educativas no podrán albergar a 40 estudiantes en un aula como estaban acostumbradas.

Por otro lado, aun cuando se permita el retorno progresivo, por lo menos en las instituciones fiscales no será obligatorio asistir a las escuelas. Los padres serán quienes decidan si quieren mantener a sus hijos en casa.

Las guarderías

El Ministerio de Educación, junto al MIES y el Ministerio de Salud, presentarán un protocolo al COE NACIONAL para que las guarderías vuelvan a funcionar. No hay una fecha para ello, pero por lo pronto, ya se analizará un plan para el retorno de sus funciones.

“Entendemos que, con la reactivación económica, los padres necesitan un lugar para dejar a sus hijos y por eso presentaremos un plan al protocolo para que vuelvan a funcionar las guarderías siempre y cuando se hagan responsables de su decisión”, dijo la ministra.

Sobre los textos

Si bien continuarán imprimiéndose los textos, en la educación pública habrá un cambio: los libros que se entreguen a inicio de año deberán devolverse a finales del mismo.

El objetivo, según el ministerio, es optimizar recursos y generar una nueva conciencia en los estudiantes, quienes, al finalizar sus estudios, los desechan.

Solo en el ciclo Sierra y Amazonía, cada año se entregan más de siete millones de textos.

Por su parte, las instituciones particulares tendrán cierta autonomía para decidir qué utilizarán los estudiantes. No obstante, la ministra Creamer recalcó que no se podrá cobrar costos extras para implementar plataformas digitales ni tampoco se podrá presionar para pagar gastos extras.

Modalidades de educación

Otras nuevas implementaciones se prevé que tenga el sistema educativo del país. La primera, que está relacionada con la segunda fase, es la educación híbrida (estudios virtuales y en la escuela). La segunda es la educación a distancia, en el que el estudiante solo asiste a rendir una prueba en la institución que ofrezca ese servicio.

Y la tercera es el llamado “Home Schooling”, una modalidad en la que los padres deciden convertirse en los profesores de sus hijos. Para esto tendrán que haber centros que cuenten con el aval del Ministerio de Educación. (AWM)-(I)