Darwin Castro vive en la casa de su entrenador por la pandemia

El atleta no vidente estuvo entrenando en Quito; retornó a Cuenca este mes.

856
Darwin Castro entrenó junto a sus guías este sábado en la vía a Soldados. Cortesía

Darwin Castro, atleta no vidente, se desplazó a Quito el 17 de marzo para continuar sus entrenamientos, ya que el Centro de Entrenamiento para el Alto Rendimiento (CEAR) de Totoracocha, en donde residía, actualmente es utilizado por los pacientes que se recuperan del Covid-19.

El deportista fue recibido con los “brazos abiertos” en la capital ecuatoriana por parte de la familia de Sebastián Rosero, uno de sus guías.

Darwin regresó el 1 de junio a Cuenca y actualmente reside en la casa del entrenador Julio Chuqui, quien generosamente recibió al atleta en su hogar como lo hizo Rosero. “Nos hemos acomodado de alguna manera, tengo algunos implementos que pueden utilizarlos para que se vayan poniendo en forma”, expresó el adiestrador azuayo.

El estratega indicó que, durante estos días, Darwin se han ido adaptando nuevamente a los entrenamientos de campo, ya que se encontraban confinados.

“Las primeras 72 horas sintieron mucho cansancio y fatiga, más aún que se hace doble esfuerzo corriendo con la mascarilla…Se queda demostrado que nada tiene que ver entrenar con caminadoras y bicicletas estáticas que hacerlo fuera de casa, por el solo hecho de pisar en terreno firme”.

Chuqui agregó que durante esta semana tienen previsto realizar un test para evaluar la “forma deportiva” de Darwin y sus guías: Rosero y Diego Arévalo. “Hacemos esta actividad porque entramos a la cuarta semana de entrenamientos y en función de los resultados realizar una planificación más específica en función de las cargas”.

Hoy y mañana continuarán con los trabajos, el miércoles cumplirán un “aflojamiento” y el jueves se desarrollará dicha valoración que contempla un hemograma.

Objetivos

Julio Chuqui compartió que aún no se conoce si este año se organizarán eventos oficiales, actualmente suspendidos debido a la pandemia.

No obstante -dijo- que el Comité Paralímpico Ecuatoriano (CPE) les comunicó que posiblemente se desarrolle un par de eventos en el último trimestre del año en función de la evolución del Covid-19.

La meta de Darwin Castro está centrada en acceder a los Juegos Paralímpicos de Tokio que debía desarrollarse este año, pero fueron postergados para el 2021 por las razones antes descritas. Para el efecto tenían previsto participar en el Grand Prix de Sao Paulo, en marzo.

En Brasil esperaban mejorar sus marcas personales en 1.500 y 5.000 metros planos para ratificar su presencia en Tokio, considerando que los ochos primeros del ranking mundial clasificaban a los Juegos Paralímpicos, y el año pasado figuraron entre los cuatro mejores. (JMB) (D)