¿Qué podemos hacer los ciudadanos para evitar la propagación del coronavirus?

3095
Vista de la calle Sucre en el Centro Histórico de Cuenca. El Mercurio

Por Jackeline Beltrán

Con las flexibilizaciones del semáforo amarillo estamos más expuestos al coronavirus. Los epidemiólogos alertan que si no se toman las medidas adecuadas, el riesgo de un rebrote es más alto.

En una entrega anterior abordamos las tareas pendientes por parte del Estado y las autoridades para evitar la propagación del virus. En esta ocasión respondemos a la pregunta de ¿qué podemos hacer los ciudadanos para mantenernos a salvo?



1. Entender cómo se contagia el virus

El conocimiento del coronavirus es importante para tomar mejores decisiones. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) acaban de publicar la información más actual que se conoce de la forma de propagación del virus y de la enfermedad que este produce (COVID-19).

El coronavirus se propaga principalmente a través de gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.

Este informe dice que “la información sobre la pandemia del COVID-19 sugiere que este virus se propaga de manera más eficiente que el virus de la influenza, pero no tan eficientemente como el del sarampión, que es un virus altamente contagioso”.

¿Qué pasa con las superficies?

“No se cree que esta sea la principal forma de propagación del virus, pero aún estamos aprendiendo acerca de cómo se propaga el virus”, explican los CDC. El riesgo, aseguran las investigaciones, es muy bajo.

¿En dónde está el principal riesgo?

En los siguientes gráficos podrá mirar el riesgo de contagio, según en lugar y el tipo de actividad al que nos exponemos:

2. Aprenda a usar adecuadamente los insumos de protección 

El lavado de manos funciona si se efectúa por lo menos durante 20 segundos. Frótelas con el jabón en todas las superficies. Debe lavarse especialmente después de haber estado en un lugar público, después de sonarse la nariz, toser o estornudar.

Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Cubra todas las superficies de las manos y frótelas hasta que sienta que se secaron.

Recuerde que el uso de gel o alcohol no sustituye el lavado de manos. Este debe convertirse en un hábito que nos acompañará en adelante.

El buen uso de la mascarilla es fundamental para evitar contagiarse. Pero si se usa de forma incorrecta es como no llevarla puesta y el riesgo de contagio es mayor.

3. El “quédate en casa” es clave

La mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus. Los expertos recomiendan mantener distancia con otras personas fuera de su hogar.  Las reuniones sociales tienen un alto riesgo de contagio.

Esta medida es muy importante, ya que el 80% de las personas que se enferman de COVID-19 no tiene síntomas. Está demostrado que quienes no tienen síntomas sí propagan el virus.

Si tiene en casa a una persona con mayor riesgo de contagio (mayores de 60 años, con enfermedades previas) restrinja las salidas al trabajo y las compras básicas o los lugares de bajo riesgo de propagación, como los parques y espacios abiertos, donde no hay contacto con los demás.

4. Cuidado con la falsa sensación de seguridad 

Algunas medidas implementadas para evitar el contagio del coronavirus pueden crear la sensación de que estamos a salvo, pero en realidad no son efectivas por sí solas.

Por ejemplo, el hábito de quitarse la ropa y lavarla inmediatamente al llegar a casa.Esta práctica solo es efectiva si cumplió con todas las medidas básicas al salir de casa, aunque los expertos aseguran que el riesgo de contagiarse a través de la ropa es mínimo.

Recuerde que el virus se contagia principalmente de persona a persona, cuando alguien estornuda, tose o habla. Por lo que puede contagiarse si no lleva mascarilla, si permanece mucho tiempo en contacto con otras personas (como en una reunión social) o se toca el rostro, por ejemplo. Al llegar a casa, lo más importante es lavarse bien las manos.



5. Monitoree su salud y la de quienes le rodean

Esté atento a la aparición de fiebre, tos, dificultad para respirar u otros síntomas de la COVID-19. Si presenta alguno, quédese en casa y póngase en contacto con el 171 o busque atención médica, como la que ofrece la plataforma de telemedicina del Municipio de Cuenca.