Protocolo seguro para el uso de transporte público

924

Con el cambio de semáforo rojo a amarillo en algunos cantones del país, el uso de transporte público se reactiva de manera paulatina y en un horario más prolongado. Para ello, es muy importante que todas las unidades implementen un adecuado proceso de desinfección, en cumplimiento con los protocolos establecidos por las Autoridades locales y la Organización Mundial de la Salud. Además de la limpieza constante de los buses, es necesario que tanto conductores como pasajeros cumplan con estrictas medidas de bioseguridad para evitar contagios.

Pensando en esta necesidad de suma importancia para el transporte público que ha iniciado sus operaciones de manera regular, Bladimir Vásquez, Gerente Nacional de Servicio de Teojama Comercial, brinda a continuación algunos consejos claves orientados a proteger a conductores y usuarios del transporte público, y evitar de esta manera la propagación del COVID-19.

Medidas de bioseguridad para las unidades:

  • Limpieza profunda: El primer paso será realizar una limpieza profunda del vehículo con el objeto de marcar un inicio y tener la certeza de que cada parte expuesta ha sido desinfectada correctamente. Para ello se puede utilizar amonio cuaternario, agua e hipoclorito de sodio, ozono y otros productos desinfectantes que permitan eliminar virus.
  • Desinfección de exteriores: Esta desinfección permitirá llegar a la parte externa del vehículo, en la que se encuentran elementos como: chasis, puertas, capot, furgón, cajón, guardachoques y sobre todo neumáticos, a los que se debe prestar principal atención pues son una fuente alta de transportación de virus.
  • Desinfección de interiores: Esta desinfección permitirá sanitizar y librar de virus las partes que se encuentran en contacto directo con el conductor o pasajeros tales como: volantes, palanca, tablero de control, perillas de radio o aire acondicionado, freno de mano, gaveta, manijas, agarraderas, asientos, entre otros.
  • Desinfección continua: La limpieza mencionada en los puntos anteriores debe realizarse al inicio o fin de cada viaje.
  • Bandejas de desinfección: Si es posible, en algunos modelos de vehículo se pueden implementar bandejas de desinfección de calzado al ingreso, siempre y cuando estén permanentemente humedecidas y sean limpiadas en cada viaje o recorrido.
  • Señalización clara y visible: Las ayudas visuales dentro de las unidades deben ser claras para que los pasajeros sepan qué sitios pueden ocupar.
  • Ventilación o renovación de aire dentro del vehículo: Es vital contar con filtros de aire útiles (que se hayan cambiado a tiempo) para evitar la acumulación de bacterias o virus en el ambiente. Además, en ciertos tramos del viaje, se debe procurar abrir ventanas para una circulación o renovación de aire.
  • Dispensadores de alcohol: Los medios de transporte deberían implementar dispensadores de alcohol o gel antibacterial para uso obligatorio de los pasajeros al momento de ingresar a las unidades.
  • Implementos de bioseguridad para conductores y ayudantes: Es importante que todas las personas que trabajan en la unidad utilicen los debidos implementos de bioseguridad como son mascarilla, protector facial y trajes antibacteriales. Además, deben realizar el proceso de desinfección de manos de manera permanente para crear un nivel de asepsia y desinfección más alto.

Medidas de bioseguridad para usuarios:

  • Uso obligatorio de mascarilla: Es la medida más básica y general que recomiendan los entes competentes. Ayuda a prevenir la salud de las personas y evita el contacto físico directo entre pasajeros.
  • Respeto de señalización: Los pasajeros deben ocupar únicamente los asientos permitidos dentro de la unidad.
  • Distanciamiento social: Los usuarios de transporte público deben acatar la disposición de mantenerse alejados a 1.5 o 2 metros de otras personas, evitando así contacto directo y posibles contagios.
  • Uso de alcohol o gel antibacterial: A pesar de que las unidades deberían contar con dispensadores, es importante que los pasajeros lleven en sus artículos personales alcohol o gel antibacterial para asegurarse de aplicarlo en sus manos cada vez que suba y baje del bus.
  • Evitar el contacto con todo tipo de superficies: El pasajero debe procurar permanecer en un solo sitio, y, al ingreso o salida, debe evitar el contacto con asientos, tubos u otros elementos de posible contagio. En caso de necesitar hacer uso de las agarraderas en los pasillos, se puede utilizar paños húmedos.
  • Llevar el pasaje justo: Esto evitará cambios o vueltos, lo que reduce el peligro de contagio. Por eso, es importante considerar este punto y planificarlo con antelación.
  • Cuidado al toser o estornudar: Es indispensable taparse la boca y nariz con la parte interna del codo en caso de toser o estornudar.
  • Respetar a los demás y no ocupar las unidades en caso de enfermedad: Como una norma de prevención y respeto hacia los demás pasajeros, no utilice el transporte público si tiene síntomas de afectación respiratoria.