Andinistas que impulsaron la actividad en el Azuay se reencuentran en Cajas

331
Galo “Chino” Carrión y Nicanor Merchán volvieron a las montañas tras un largo confinamiento debido a la covid-19. Cortesía

Después de algunas semanas de confinamiento, este cinco de junio a las 05:00, Galo “Chino” Carrión y Nicanor Merchán partieron desde Cuenca al Parque Nacional Cajas. En los albores del Día Mundial del Medio Ambiente decidieron celebrar sus 55 años como andinistas con una caminata desde Dos Chorreras (3.300 m.s.n.m.) hasta Tres Cruces (4.100 m.s.n.m.).

La temperatura (6° C en descenso) jamás congeló el entusiasmo de ambos, más bien ese contacto con la naturaleza, el silencio y la pureza del aire los transportó a décadas doradas cuando siendo alumnos del Colegio Borja impulsaron el andinismo en el Azuay. Eran tiempos en los que no había carretera y tenían que llegar a pie.

Hoy la realidad es distinta y genera reflexión en Carrión. “El paisaje que algunos tuvimos la suerte de conocer, de allí para acá se ha ido desgastando, que el Día Mundial del Ambiente sirva para tomar conciencia de que hay que conservar los recursos naturales de la mejor manera”.

Para los dos, recorrer montañas y alcanzar cumbres, dentro y fuera del país, se ha convertido en un “estilo de vida”. Carrión la describe como una práctica que deja experiencias personales únicas y unas condiciones físicas envidiables, que los hace adaptables a cualquier terreno. Antes de la emergencia sanitaria, anduvo por La Patagonia, subiendo y bajando -incluso al trote- paredes de 1.200 a 1.600 metros, situadas a 4.700 m.s.n.m. (BST)-(D)