Riqueza del espíritu

Hernán Abad Rodas

202

OPINIÓN|

El mérito del hombre está en su conocimiento y en sus acciones, no en su color, fe, raza, lugar de nacimiento, ideología, poder económico o político. El hijo de un humilde campesino libre que posee conocimientos de vida, ama, respeta a la naturaleza y a su prójimo, vale más que un gobernante autoritario y corrupto, que muchas veces por azar del destino, ha obtenido el poder político.

El saber es la única riqueza de la que no nos pueden despojar los tiranos, sólo la muerte puede apagar la lámpara del conocimiento que arde dentro de cada uno de nosotros. La verdadera riqueza de una nación no está ni en su oro, ni en su plata, peor en su petróleo, sino en su saber, en la sabiduría y rectitud de sus hijos.

La riqueza del espíritu embellece la paz del ser humano y produce simpatía y respeto. El espíritu de cualquier ser se manifiesta en sus ojos, en su semblante y en todos los movimientos y gestos de su cuerpo.

Nuestra apariencia, nuestras palabras, nuestras acciones no son nunca más grandes que nosotros, porque el alma es nuestra casa, nuestros ojos sus ventanas y nuestras palabras sus mensajeros.

La libertad, el saber y el entendimiento son los fieles compañeros de la vida, que nunca nos serán desleales, y cuando los llevamos con nosotros, son los mayores tesoros que podemos poseer.

Dios nos ha otorgado la inteligencia, la libertad, la justicia y el conocimiento; no debemos dejar que nadie apague la lámpara de la gracia divina, y nos conduzca a las tinieblas de la ignorancia, la corrupción y la esclavitud; porque el hombre recto, sabio, justo y honesto avanza iluminando con su antorcha el camino de la humanidad.

Las lágrimas que viertes atribulado hermano en Cristo, por vivir cobijado con el velo del hambre y la miseria son más sinceras y puras que la sonrisa de algunos gobernantes que te utilizan para perennizarse en el poder.

gobernantes que te utilizan para perennizarse en el poder.

Estimado compatriota, lo que hoy estás sembrando con lágrimas y dolor, lo cosecharás en el tiempo venidero, porque todas las cosas revierten a su fuente, según la ley de la naturaleza, y el dolor que sientes, se tornará en alegría por voluntad de los cielos.

Con la orientación de líderes sabios, justos y honestos, y bajo la luz de su riqueza espiritual; generaciones venideras, aprenderán del dolor, la opresión y de la pobreza, una lección de paz, justicia, amor e igualdad.

La verdadera luz en todo su esplendor se proyecta en nuestro interior, para permitirnos descubrir lo más grande, lo más valioso, lo incomparable que existe entre nosotros: la espiritualidad. (O)