Municipios asumen reto económico

 Alcaldes azuayos reclaman por la falta de transferencias mensuales del Gobierno Nacional.

781
Con el cambio de semáforo a “amarillo”, incrementó el movimiento de personas por las calles del centro cantonal de Gualaceo. Cortesía
Las estrategias apuntan a fortalecer turismo, comercio y minería

Los Municipios del Azuay apuntan a la reactivación económica al transcurrir casi tres meses de la declaratoria de emergencia sanitaria por la propagación del COVID-19.
Cabe recordar que 13 de los 15 cantones del Azuay se encuentran en semáforo “amarillo” para reducir las restricciones de movilidad y priorizar el distanciamiento social. Solo Ponce Enríquez y Oña se mantienen en “rojo”.

En ese contexto, Gualaceo, el cantón más grande en población con alrededor de 65.000 habitantes en la cuenca del río Santa Bárbara, apunta a fortalecer las actividades turísticas, artesanales y productivas.

Su alcalde Gustavo Vera señaló que ha dispuesto “todo el contingente”, capacidad técnica y operativa del Municipio para potenciar el turismo, ya que la rama hotelera y los artesanos, especialmente del calzado están “muy afectados”.

Vera manifestó que con los diferentes departamentos municipales se trabaja en una propuesta “que nazca desde las necesidades de los ciudadanos para plasmarla con los pequeños presupuestos que recibimos”.

En la producción, citó que se “golpean las puertas” de las diferentes instituciones que tienen la competencia para emprender proyectos como entrega de plantas, abonos y animales menores, ya que “una gran cantidad de la población rural vive del campo, la agricultura y ganadería”.

Enfatizó que siguen trabajando con los equipos técnicos, pese a que el Gobierno les adeuda alrededor de un millón de dólares en transferencias mensuales.

Paute

Paute, fue uno de los tres primeros cantones del Azuay junto a El Pan y Sevilla de Oro que modificó su semáforo a “amarillo” en la emergencia sanitaria. Desde el 18 de mayo se normalizan progresivamente las actividades comerciales.

Fredy González, vicealcalde, enfatizó que al pasar a “amarillo” existe más tiempo para que los ciudadanos realicen sus actividades, y así se evitan las aglomeraciones. Apuntó que una de las medidas para reactivar la economía está en la producción con la entrega de plantas a todas las asociaciones del sector rural, además con proyectos para transformar la materia prima.

Expresó que además se dialoga con todos los propietarios de restaurantes y negocios de los corredores turísticos del cantón para reactivar de manera segura el turismo, bajo los protocolos necesarios.

Girón

Girón, cantón ubicado en la cuenca del río Jubones, sustentará su reactivación en tres ejes: producción, salud y turismo.

José Miguel Uzhca, alcalde, explicó que en producción se entregarán 500 kits de siembra, además se gestiona un terreno de dos hectáreas para la instalación de viveros. Acotó que se reaperturó el mercado por tres días a la semana, priorizando a los productores locales.

Uzhca dijo que en salud manejan un plan de sanitización y regularización de los vendedores, ubicados en la vía Girón-Pasaje, desde el sector Santa Marianita hacia el sur. “Con protocolos de atención y pruebas rápidas de COVID-19 garantizaremos sus labores”.

Anotó que en turismo se reactivarán tres proyectos con la Prefectura del Azuay como son: la construcción de la Plaza del Productor, reactivación turística de El Chorro de Girón, y adecentamiento de casetas para vendedores de la vía Girón-Pasaje.

Minería

La minería es el principal sustento económico de Ponce Enríquez, cantón ubicado en la zona costanera del Azuay en los límites con las provincias de El Oro y Guayas.
El alcalde Baldor Bermeo aseguró que la importancia de la minería para el cantón se refleja en los cuatro millones de dólares anuales que se cobran por patentes y más permisos municipales en su mayoría a las empresas mineras.

Bermeo indicó que afrontan la emergencia sanitaria con lo que han logrado recaudar de estos recursos, ya que no reciben desde hace dos meses las transferencias del Gobierno.

Dijo que se manejan estrictos protocolos para que laboren las empresas mineras como la prohibición de que ingresen trabajadores de otros cantones y provincias para evitar casos importados de COVID-19.

Sobre los emprendimientos y pequeños negocios, acotó que el Municipio dispuso, incluso mucho antes de la emergencia, la exoneración de los impuestos, lo que se mantendrá para reactivar la economía.

Xavier Martínez, gobernador del Azuay, dijo que recabará información para pronunciarse sobre las transferencias pendientes a los municipios. (BPR)-(I)