Dos problemas de fondo

Mario Jaramillo Paredes

1388

OPINIÓN|

Esta semana se iniciaron las clases en la Costa. Esto importa también a la Sierra que tiene provincias – como es el caso del Azuay- en los “calientes” como se decía antes. Los problemas de fondo son -cuando menos- dos. El sesenta por ciento de profesores no tiene “destrezas” sobre las nuevas tecnologías de información. Y, uno de cada tres estudiantes, no tienen acceso a computadoras y a internet.

Las tareas educativas no tendrán este año el carácter presencial. Se desarrollarán a través de otros sistemas, como la educación a distancia, el sistema virtual, online y otros más a base de modernas tecnologías de la información.

A estas alturas nadie puede conocer cuándo se reanudarán las clases presenciales. Mientras no se cree la vacuna, enviar niños y jóvenes a los centros de educación será imposible. Hay quienes piensan que hasta finales del año podría contarse a nivel mundial con vacunas. Otros sostienen que no vendrá antes de un año y medio más. Lo que ocurra en la región litoral en estos meses, deberá servir de experiencia para el próximo ciclo de la Sierra en septiembre, que muy probablemente tampoco se iniciará en forma presencial.

Tema de fondo dentro de esta nueva normalidad que debe vivirse en el sector educativo es la capacitación de los docentes. La mayoría carece de las destrezas para hacer educación a distancia. El segundo problema serio es el desigual acceso de los estudiantes a internet, tanto por razones de ubicación geográfica cuanto por causas económicas. Afrontar esa realidad es un reto de las autoridades y de los docentes para evitar que crezcan esas desigualdades que se traducen luego en falta de equidad y oportunidades en la vida. Allí la educación no da igualdad de oportunidades sino agiganta la inequidad. (O)