Arresto domiciliario para Abdalá Bucaram

2120
Archivo / API

Un juez ecuatoriano emitió medidas alternativas a la prisión preventiva para el expresidente Abdalá Bucaram, quien deberá cumplir arresto domiciliario pues la Fiscalía lo procesa por el presunto delito de tráfico ilícito de armas de fuego.

A Bucaram lo detuvieron a primera hora del miércoles en su residencia en Guayaquil (suroeste), en el marco de una vasta redada ordenada por la Fiscalía General del Estado en esa ciudad y en Quito, durante investigaciones por presunta corrupción en la compra de productos médicos durante la pandemia del coronavirus.

Bucaram, de 68 años y que gobernó el país seis meses entre 1996 y 1997, fue encontrado “en su poder con un arma de fuego, sin que presente justificativo de posesión”, dijo la Fiscalía por redes sociales.


De su lado, Fernando Rosero, abogado de Bucaram, ha señalado que el arma era un regalo que le hicieron a su defendido hace varios años.

En el operativo también se intervino la vivienda del prefecto de la provincia de Guayas, Carlos Luis Morales, por otro caso de presunto tráfico de influencias en la compra también de insumos médicos en los últimos dos meses y medio, aunque en su caso la implicación podría corresponder a dos hijastros.

En su cuenta de Twitter, la Fiscalía apuntó este jueves que formuló cargos contra Morales y siete personas más, por presunto tráfico de influencias en la contratación de productos médicos en la Prefectura de la provincia del Guayas, cuya capital es Guayaquil.

Un juez dictó la “prohibición de salir del país, presentación periódica y uso de dispositivo de vigilancia”, detalló la Fiscalía General del Estado.

El operativo realizado el miércoles se saldó con 17 detenidos y 37 allanamientos en las dos provincias mencionadas.


En una comparecencia de prensa la fiscal general del Estado, Diana Salazar, dijo el miércoles que los delitos que están siendo objeto de investigaciones corresponden a los de malversación de fondos públicos, tráfico de influencias y delincuencia organizada, en relación a los detenidos en Guayas.

Salazar indicó que la presunta trama de delincuencia organizada en Guayas “agrupa a toda una estructura que ha venido operando precisamente en la adquisición de insumos médicos”.

Y en relación a este caso fueron detenidos el expresidente y un exdirector del hospital Teodoro Maldonado del Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social (IESS).

En el registro efectuado en la vivienda del exmandatario se encontraron 5.000 mascarillas, 2.000 pruebas y otros materiales sanitarios que, según explicó Salazar, “coinciden con aquellos que fueron encontrados en el hospital del IESS“.

En Pichincha las pesquisas versan sobre un caso relacionado con presuntos sobreprecios en la adquisición de productos médicos en la empresa de Agua Potable y se investiga la presunta comisión del delito de malversación de fondos.

En este caso, la Fiscalía procesó a cinco personas por ese presunto delito  y el juez dictó prisión preventiva contra la máxima autoridad de la empresa pública metropolitana de Agua Potable y otras dos personas, mientras que dispuso medidas sustitutivas para las dos restantes. EFE