Cómo mantener la salud integral durante el confinamiento

1360
Una de las alternativas para mejorar la salud es hacer ejercicio y una buena alimentación. Internet.

En todo el mundo, ya llevamos más de dos meses en confinamiento por la pandemia del COVID-19, y muchas personas han comenzado a sentir afectaciones en su salud. Una de las principales han sido los problemas psicológicos.

Fernanda Molina, psiquiatra del Hospital Vicente Corral Moscoso manifestó que los casos más frecuentes en personas sanas son los síntomas ansiosos y depresivos, con un incremento de un 70 a 80% en la consulta.

También les afecta el insomnio, porque el sueño de las personas se ha afectado bastante, alternaciones en la alimentación con falta de apetito, o también lo contrario comer en exceso, como un síntoma ansioso también, indicó.

Durante el confinamiento, muchas personas sanas han presentado síntomas ansiosos y depresivos en el Hospital Vicente Corral. Foto referencial

Otro grupo afectado son las personas que previamente sufrían de alguna patología como trastornos de ansiedad, depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar, que de alguna manera se han desestabilizado con esta situación de confinamiento.

Las recomendaciones de la profesional para conservar la salud del cuerpo y mente, es alejarse de las redes sociales lo más posible, debido a que están bombardeadas de información negativa y centrada en la pandemia, y las personas se obsesionan con las noticias y cifras.

Por otro lado, al estar mucho tiempo en casa, hay que planificar el día, porque si decimos que no tenemos nada que hacer, se vuelve monótono y hace que la mente empiece a divagar.

Hay que levantarse temprano, hacer una rutina de ejercicio, centrarse en actividades de ocio, como la cocina, pintura, dibujo, etc.

Se debe aprovechar el tiempo libre para hacer estas actividades y distraerse. Mantener buenos horarios de alimentación y sueño, porque las personas tienden a trasnocharse y no tienen un buen horario, dormir temprano, alimentación sana y equilibrada.

Es importante y beneficioso además mantener contacto cercano con los seres queridos mediante redes sociales, video llamadas grupales, individuales, lo que ayuda y recarga bastante las energías de las personas y da bienestar.

ALIMENTACIÓN BALANCEADA

Es importante también mantener una buena alimentación en el hogar, no sólo para tener las defensas altas, sino también evitar el problema de una mal nutrición, para evitar el aumento del sobrepeso y la obesidad en la población joven.

Marco Corte, analista de Promoción de la Salud e Igualdad de la Zona 6 del Ministerio de Salud Pública (MSP), indicó que a nivel de la provincia hay índices altos de sobrepeso y obesidad, entonces se ha tratado de trabajar y promocionar en la Zonal, que se evite el consumo de alimentos grasosos y altos en azúcares simples, y aumentar el hábito de actividad física.

Para aumentar las defensas, se recomienda consumir alimentos de origen natural, generalmente las hortalizas y frutas que tienen altos índices de vitamina A y B son muy importantes.



Para ello, se debe tener el buen hábito de consumir ensaladas en las comidas diarias, sin embargo se recomienda también el consumo de frutas cítricas que son ricas en vitaminas C, como el limón, naranja, guayaba, maracuyá, mora.

Y tienen vitamina A todas las de color amarillo y naranja, y también las verduras y hortalizas de color verde oscuro.

Para asimilar de mejor manera la vitamina A y C, se recomienda consumir en lo posible las ensaladas y frutas crudas, pero tomando en cuenta las debidas medidas de higiene, para evitar problemas por parásitos.

El consumo de agua también es muy importante, y generalmente como población no tenemos el hábito de consumir las cantidades recomendadas de agua, que el solvente universal y es muy necesario, no sólo para hidratar nuestro cuerpo, sino también para eliminar las toxinas que deja el metabolismo de los alimentos, y también el metabolismo cuando quemamos energía por la realización de actividad física.

Entonces si no consumismos la cantidad suficiente de agua, lo que pasa es que vamos a forzar el trabajo del riñón y del hígado, y con el tiempo se puede hacer que estos órganos se enfermen.

Lo recomendable es tomar entre 4 a 8 vasos diarios, y se debe ir subiendo paulatinamente la cantidad de ingesta de agua, no podemos recomendar que inmediatamente una persona que no tiene la costumbre de consumir agua, consuma esta cantidad, porque traerá pequeñas complicaciones.

Lo recomendable es que generalmente si consumimos uno o dos vasos de agua por día, vayamos aumentando el siguiente día tres, otro día uno más y así hasta que el cuerpo se vaya acostumbrando.



La sed no es un buen indicador de la cantidad de agua que necesita nuestro cuerpo, más bien el buen hábito va a hacer que nuestro cuerpo nos pida, sin necesidad de estar pendientes de consumirlo.

También se recomienda que aparte de usar mascarilla, tengan un buen hábito de lavarse las manos, no sólo después de ir al baño, sino cuando sea necesario, si hemos tomado dinero o tenido contacto con otras personas o medio ajeno.

Cuando no hay agua, se puede poner gel o alcohol para desinfectar las manos también.

ES IMPORTANTE EL EJERCICIO

En cuanto al ejercicio, también es muy importante para mantener una buena salud.

Vicente Brito, médico especialista en Medicina Deportiva manifestó que la “inactividad física” provoca desequilibrios en todos órganos, mientras que el ejercicio tiene la capacidad, a través de la contracción muscular de secretar sustancias (hormonas y neurotransmisores) que provocan beneficios en el mismo momento a nivel físico, fisiológico y emocional.

Cualquier volumen en minutos de actividad física presentará beneficios.



La realización de ejercicio al menos 5 días a la semana, que incluya ejercicio intermitente (2-3 días/semana) de alta intensidad combinado con 2-3 días de entrenamiento de intensidad moderada.

El mantenimiento de una dieta saludable y la exposición a la luz solar del día, podrían ser algunas de las recomendaciones válidas para reducir los efectos del aislamiento.

Si hacemos ejercicio unos 30 minutos al día, mejora el estado físico y de salud, disminuye factores de riesgo cardiovascular, presión arterial, glucosa y lípidos en sangre.

De 45 a 60 minutos por día, previene la obesidad y mejora ligeramente los resultados de reducción de peso.

De 60 a 90 minutos al día, mejora el mantenimiento y resultados significativos de reducción de peso.

Se recomienda a la población sana hacer de 3 a 5 sesiones por semana, de actividades como caminata, trote, ciclear y nadar, que son las mejores opciones. (COR) (I)