La pandemia ha obligado a los cuencanos a cambiar sus hábitos de movilidad

1995
Un joven se moviliza en monopatín por el centro de Cuenca, alrededor del Parque Calderón, con todas las medidas de protección. Foto: Xavier Caivinagua

ESPECIAL│

La emergencia sanitaria por el coronavirus o COVID-19 además del confinamiento de la población obligó a utilizar otros modos de transporte alternativos a los vehículos a motor. Esto representó un cambio en los hábitos de movilización.

Un hombre mayor, ante la falta de transporte público, con esfuerzo camina por varios kilómetros en la vía a Barabón.

Por ejemplo la bicicleta, que se ha convertido al menos en el último mes en uno de los productos más vendidos en los grandes almacenes y talleres. Se trata de una opción que además ayuda a reducir los altos niveles de contaminación.

El uso de la bicicleta ha incrementado notablemente en los últimos meses. Cientos de personas se mueven con ellas por toda la urbe

En la ciudad de Cuenca además en esta época de aislamiento entró el funcionamiento el Tranvía Cuatro Ríos, que es un sistema de transporte que funciona con energía eléctrica.

Al estar en una vía exclusiva, es decir los rieles, los tiempos de desplazamiento son menores a otros medios de transporte como los buses. Circula a velocidades entre los 20 y 50 kilómetros por hora.

Días atrás entró en funcionamiento el Tranvía Cuatro Ríos, temporalmente de forma gratuita. Cuencanos se familiarizan con este sistema.

Desde este lunes en esta ciudad se reactivará el transporte público urbano, que está integrado por 475 buses, que tienen un total de 35 líneas y van a diferentes sectores de la ciudad.

En la temporada escolar, de lunes a viernes, movilizan en promedio a 363.892 personas por día. Y los fines de semana 199.801. Cuando no hay clases en los días ordinarios lleva a 303.391 diarios, y el fin de semana 174.022.

Varios usuarios a bordo de un bus interparroquial en la ruta Cumbe-Cuenca. Deben respetar distancias y usar mascarillas de manera obligatoria.

Asimismo, desde la semana pasada reanudaron el servicio los buses interparroquiales, que dan servicio a las 21 parroquias que tiene este cantón, pero además llegan a los límites de la provincia de Azuay.

Dos niños suben a un caballo en Sústag.

Los taxis aún se mantienen con la restricción de circular determinados días de la semana de acuerdo con el último dígito de sus placas. (CSM) (I)

FOTOGRAFÍA

Xavier Caivinagua