Menos casos de coronavirus en Cuenca desde el cambio a semáforo amarillo

6434
Medidas de seguridad adoptadas para prevenir el coronavirus

De acuerdo con los reportes establecidos por el Ministerio de Salud Pública (MSP), desde el anuncio del paso a semáforo amarillo hasta ayer en Cuenca se registraron 55 nuevos casos de coronavirus.

Esta cifra difiere de los 98 casos presentados durante la última semana de semáforo en rojo, de acuerdo con el mismo reporte.

Atención de pacientes respiratorios en el hospital Vicente Corral.

En el caso de los fallecidos, durante la última semana se reportaron 38 decesos a nivel de Cuenca, mientras que la semana inmediata anterior hubo 54 muertes.

El ministro Juan Carlos Zeballos enfatizó que no todas estas muertes pueden ser adjudicadas a casos COVID, pero son un indicador sobre el avance de la pandemia.

La ampliación del toque de queda y la apertura de más agencias y negocios ha hecho que se presenten menos aglomeraciones en comercios y servicios, algo que incide positivamente en la curva de contagios.

El gerente del hospital Vicente Corral Moscoso, Iván Feicán, indica que la ciudadanía no debe confiarse y es prioritario mantener las medidas de protección debidas, como el uso de mascarilla, lavado de manos y distanciamiento social.

En los hospitales de la ciudad, según Feicán, el ingreso de pacientes críticos se mantiene bajo parámetros similares a los de otras semanas, un indicador que señala que el peligro de contagio sigue latente.

Economía

El sector más beneficiado con el cambio a amarillo es el productivo, que desde el inicio de semana ha logrado empezar a recuperar las pérdidas acumuladas durante la cuarentena.

De acuerdo con los sectores productivos, las pérdidas durante los cerca de 70 días de restricción sumaron unos 460 millones de dólares.

Lo que ahora espera el sector productivo para levantarse es la llegada de financiamiento, que les permita cancelar salarios y cubrir pagos pendientes a proveedores.

El dirigente de los bares y restaurantes de la ciudad, Luis Torres, explica que el financiamiento blando les permitirá “evitar la quiebra” mientras se van aprobando los protocolos que permitan un regreso seguro a las actividades.

Los restaurantes han logrado sobrevivir gracias a las entregas a domicilio, pero esto no ha evitado que “muchos de los compañeros cierren definitivamente o esperen un tiempo para volver a abrir sus negocios”.

Desde el lunes, las medidas en amarillo dan un nuevo aliciente ya que todos los locales comerciales podrán abrir sus puertas con el 30 % de su capacidad, sin necesidad de la aprobación de protocolos por parte del Comité de Operaciones de Emergencia (COE).

También desde el lunes se permitirá el transporte interprovincial entre cantones que se encuentren con sus semáforos en amarillo, y el transporte urbano volverá a las calles con el 50 % de su capacidad. (JMM) (I)