Los negocios y empresas ya no necesitarán enviar sus protocolos al COE para su aprobación

Las medidas regirán desde el 1 de junio

2779
Los almacenes abiertos mantienen medidas de restricción para promover el distanciamiento social. PSR

Desde el 1 de junio los negocios, empresas y fábricas que se encuentren en los cantones con luz amarilla, como es el caso de Cuenca, no necesitarán la aprobación de protocolos para poder reiniciar actividades.

Hasta esta semana el de Comité de Operaciones Emergencia (COE) cantonal estaba recibiendo los protocolos de los gremios y sectores productivos, para luego enviarlos al COE nacional con el fin de que esa instancia los apruebe.

La ministra María Paula Romo informó que en adelante “no se requerirá la aprobación por parte del COE nacional, provincial o cantonal” para reactivar las actividades económicas y acotó que la luz amarilla ya les habilita para abrir.

Esto no significa que las medidas expedidas por el Ministerio de Salud Pública para evitar contagios de coronavirus queden sin efecto.

 



 

Las empresas están obligadas a elaborar un protocolo de bioseguridad, considerando los lineamientos establecidos en la Guía y Plan General para el retorno progresivo a las actividades laborales.

La guía tiene recomendaciones para la movilización de trabajadores, desinfección de espacios, uso de elementos de protección, toma de temperatura, entre otros parámetros (ver cuadro).

Los protocolos aprobados para los gremios pueden servir de ejemplo para las empresas y comercios que deseen abrir sus puertas.

El presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cuenca, Jaime Moreno, indicó que el gremio avala a sus socios a través de su protocolo y no puede responder por los no asociados, pero los documentos estarán disponibles en los próximos días como un aporte a la sociedad.

 



 

La Gobernación del Azuay, la Intendencia de Policía, el Ministerio de Trabajo y la Municipalidad serán los encargados de verificar que las empresas cuenten y cumplan con los debidos protocolos de bioseguridad.

Este trabajo es constante en instituciones como la Fundación Turismo para Cuenca, que en la última semana ha efectuado inspecciones a bares, restaurantes y sitios de alojamiento, informó María Angélica León, directora de la entidad.

La última inspección se hizo ayer al hotel El Dorado, uno de los primeros centros de alojamiento en reanudar actividades en la ciudad.

Otras medidas

A más de las facilidades para retomar las actividades productivas, los cambios definidos por el COE Nacional para el semáforo amarillo incluyen medidas de movilidad y atención a clientes.

El toque de queda se mantiene de 21:00 a 05:00, los vehículos particulares pueden circular de lunes a sábado según la placa par o impar, al igual que los taxis. Estas restricciones no rigen para el transporte institucional.

El transporte urbano circulará con el 50 % de aforo, lo que permitirá que el pedido del alcalde Pedro Palacios, de aplicar el sistema de “solo sentados”, pueda concretarse para Cuenca.

El transporte interparroquial está autorizado al igual que el transporte interprovincial, pero solo entre cantones de provincias colindantes.

Se mantiene la priorización de la jornada laboral en modalidad de teletrabajo donde sea posible y se da la posibilidad de que todos los restaurantes y cafeterías funcionen con el 30 % de aforo.

El COE cantonal se reunirá hoy para definir si hay un cambio de semáforo a rojo o verde, o si el color amarillo se mantiene por una semana más en Cuenca.