El sedentarismo y la mala alimentación, grandes enemigos ante posibles rebrotes de coronavirus

1587

CUENCA

John Machado

Desde el cambio de semáforo a color amarillo son más las personas que visitan parques y orillas de los ríos en Cuenca para hacer deporte, mientras que los restaurantes y puestos de comida que venden productos naturales han visto crecer sus ventas.

Hacer ejercicio diario y mantener una buena nutrición ha sido complicado durante el confinamiento, pero continuar en el sedentarismo y dar rienda a una alimentación basada en golosinas y postres puede ser perjudicial en caso de un posible rebrote del virus.

Así lo explica la especialista en nutrición, Beatriz Villareal, quien indica que en esta nueva fase de prevención del virus es necesario al menos una hora diaria de ejercicio físico en niños y 30 minutos de actividad física en adultos.

El consumo de jugos cítricos ha incrementado estos días en la tienda naturista el Nuevo Paraíso. PSR

El gerente del hospital Vicente Corral Moscoso, Iván Feicán, sostiene que el riesgo de un contagio no deja de estar presente en los espacios públicos, por lo que quienes hacen ejercicio deben tomar las precauciones del caso.



Feicán no recomienda el uso de mascarilla, pues este artículo limita la oxigenación y “lo que va a provocar es la asfixia de quien está haciendo ejercicio”.

Pero hay opciones. María Guamán, por ejemplo, es aficionada a la bailoterapia y ha adaptado sus horarios para acudir a la cancha de su barrio, poner música en su celular, y cumplir sus rutinas en solitario. La distancia social es clave entre los aficionados al deporte.

Villareal indica que los ejercicios no tienen que ser extenuantes y para hacerlos se puede ocupar un espacio de la casa que esté correctamente ventilado.

“En esta nueva fase de prevención del virus es necesario al menos una hora diaria de ejercicio físico en niños y 30 minutos de actividad física en adultos”.

El ejercicio, insiste, mejora la capacidad pulmonar y el sistema inmune, algo que es indispensable para evitar complicaciones en caso de contraer COVID-19.

 

Nutrición

Pasar más tiempo en casa con los niños ha hecho que varias familias opten por hacer postres, tortas, golosinas o comida rápida para mantener contentos y distraídos a los pequeños.

Esto según Villareal no es malo siempre que la comida alta en azúcar y grasas no sea la base de la alimentación de la familia, ya que la diabetes y obesidad, enfermedades que se deben a la mala nutrición, pueden incrementar el riesgo de complicaciones al contraer coronavirus.



La nutricionista, quien labora para Nestlé, aconseja incrementar el consumo de agua, frutas y vegetales en los niños, y una buena forma de hacerlo es involucrándoles en la preparación del almuerzo, siempre bajo la vigilancia de un adulto.

De acuerdo con Villareal, una buena nutrición y hacer ejercicio a diario es parte del tratamiento preventivo ante cualquier enfermedad, pues permite mantener altas las defensas y la capacidad pulmonar.

Feicán coincide con aquello, pero pide que la ciudadanía tenga todas las precauciones del caso para evitar contagios masivos de COVID-19 por la falta de prevención.