Todavía no hay fechas definidas para eucaristías

Se prevé que a finales de año se celebren los actos religiosos, pero todo dependerá de la evolución de la pandemia.

1349
La mayoría de los recuerdos que se vendían en esta temporada permanecerán en vitrinas por la suspensión de las festividades. AWM

Para los creyentes de la religión Católica, junio era un mes especial porque se llevaba a cabo la Primera Comunión y la Confirmación. A través de la catequesis, los menores de edad se preparaban para recibir por primera vez la eucaristía. Y aquello era recibido en júbilo por las familias.

No faltaban las fiestas que estaban compuestas por la aglomeración de personas en un sitio en donde había pastel, regalos y recuerdos. Pero hoy es ya solo un recuerdo de quienes ya vivieron la Primera Comunión.

Para los que se preparaban para la consagración del pan y del vino, la festividad se quedará entre las paredes de su hogar por la pandemia provocada por el covid-19. Tras la emergencia sanitaria en Ecuador, los eventos religiosos se suspendieron y las iglesias se cerraron.

Las clases que se celebraban los sábados en las parroquias se suspendieron. En algunos casos, los líderes de las iglesias continuaron con la enseñanza haciendo uso de la tecnología, pero básicamente, la responsabilidad de la enseñanza de la doctrina católica ha recaído sobre el padre y la madre.

Cómo rezar, qué líneas repetir, divulgar los textos bíblicos es un tema del que el creyente debe conocer para inculcar a sus hijos, porque, por lo pronto, el padre de la iglesia no puede reunirse con los que están adentrándose en el mundo de la religiosidad que tiene sus reglas, debido a la que pandemia no da tregua.

Sin embargo, la Iglesia tiene la esperanza de que en agosto se retomé la eucaristía. Esto dependerá de cómo evolucione la emergencia. De no ser en la época de vacaciones, los eventos podrían realizarse entre octubre y noviembre.

Comercio

Los comerciantes han sabido aprovecharse de los logros que permite alcanzar la iglesia: ya sea para bautizos, Primera Comunión, Confirmación y casamientos, la gente ha buscado celebrar, y para ello siempre ha habido un sinfín de maneras, que en la cultura ecuatoriana están arraigadas.

Los recuerdos, los detalles, la música y la comida son algunas de las opciones más cotizas. Sin embargo, por lo menos este año, no habrá nada de eso, lo que preocupa a los comerciantes que vivían de hacer fiestas.

“Desde abril empezaban las ventas. Uno ya contaba con ese flujo de ventas. La decoración de fiestas de Primera Comunión o Confirmaciones eran las más compradas. Y nosotros ya nos adelantamos comprando la mercadería, pero prácticamente queda allí”, dice Julio, un distribuidor de detalles para las fiestas.

Julio lleva 21 años dedicándose a lo mismo. En todos esos años no solo vendió recuerdos para las fiestas religiosas, sino que buscó abarcar desde la comida hasta la música. Solía recibir unos 600 dólares por las fiestas que organizaba, pero desde marzo, esos ingresos desaparecieron.

La situación se repite en el resto de negocios que se dedican a la venta de implementos para las fiestas. Por ejemplo, en Cuenca, son muy pocos los que preguntan por ese tipo de artículos. Y ante esa situación, la gran mayoría han volcado su negocio a otro: vender mascarillas y trajes de protección.

En otros casos, en los ingresos de los locales se ha destinado para vender frutas y sustentarse alguna manera, porque no se ve una pronta salida a las actividades en donde se aglomeraban las personas. (AWM)-(I)