Se extiende por 30 días más el estado de excepción

4810

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, amplió este viernes el estado de excepción en todo el territorio nacional otros 30 días, para proteger a la ciudadanía de la propagación del COVID-19.

A través de su cuenta oficial en Twitter, el mandatario manifestó que mediante el decreto número 1052 había extendido el estado de excepción por 30 días.

«Lo hago con el objetivo de precautelar el bienestar de todos los ecuatorianos y poder desplegar las medidas necesarias para hacer frente a la emergencia», argumentó Moreno en el tuit.

El presidente adjuntó el documento del decreto en el que figura que adoptó esa decisión «por calamidad pública en todo el territorio nacional, por los casos de coronavirus confirmados y número de fallecidos a causa del COVID-19 en Ecuador».

Moreno indica que los casos «siguen representado un alto riesgo de contagio para toda la ciudadanía y generan afectación a los derechos de la salud y convivencia pacífica del Estado».

El jefe del Gobierno en Ecuador declaró el 16 de marzo el estado de excepción para contener la propagación del COVID-19 en el país, y que tuvo un plazo inicial de 60 días.

Al anunciar la medida precisó que había dispuesto, entre otras medidas, el cierre de los servicios públicos, a excepción de salud, seguridad, servicios de riesgos y aquellos que, por emergencia, los ministerios decidan mantener abiertos.

Ecuador inició la semana pasada un proceso de desescalada de restricciones por la pandemia, denominado «semaforización», para una reanudación paulatina y si las condiciones lo permiten, de determinadas actividades pese al estado de emergencia sanitaria.

Tres cantones adicionales pasaron hoy a la condición de «amarillo» del semáforo epidemiológico de Ecuador, entre ellos uno de los más contagiados del país, lo que les permitirá reducir el toque de queda en cuatro horas y reabrir algunas actividades comerciales, anunció la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

Estos son Samborondón, en la provincia de Guayas, y Paute y El Pan, en la de Azuay, ambas en el sur del país, pasan de fase.

Ecuador reportó este viernes otros 256 nuevos fallecidos por coronavirus, con lo que la cifra de decesos por la enfermedad del COVID-19 ascendió a 2.594, según las estadísticas oficiales.

A esto se suman 1.613 fallecidos probables por la enfermedad, una cifra que el jueves alcanzaba los 1.561 casos.

Los registros del Gobierno dan cuenta de 31.467 positivos, 965 más que los reportados el jueves.