Transportistas de la ciudad se preparan para reanudar el servicio de buses

13419
Archivo El Mercurio

Redacción El Mercurio Web

La Cámara de Transporte de Cuenca se prepara para el reinicio del servicio de buses urbanos. El gremio informó la mañana de este jueves 14 de mayo que tiene listo el plan operativo con ese fin.

Contamos con un estricto protocolo para garantizar la salud de nuestros usuarios y compañeros conductores”, dice el comunicado de la Cámara de Transporte.


Lea más al respecto: Los municipios deberán regular plataformas para el transporte


La operación del servicio de transporte urbano aún no tiene fecha en Cuenca. Eso dependerá del Comité de Operaciones de Emergencia del cantón, que debe decidir este fin de semana si la ciudad se mantiene en rojo o avanza a amarillo.

«Las medidas de bioseguridad previstas por los transportistas son: limpieza y desinfección diaria de las unidades y los choferes y colaboradores deben usar mascarillas y desinfectantes».

El comunicado añade que para el reinicio de las actividades “requerimos que el señor Alcalde y la Comisión de Movilidad nos presente el plan de cómo se va a mantener el equilibrio económico para garantizar que no colapse y quiebre el servicio”.

Los transportistas indican que cuando retomen sus operaciones utilizarán el 50% de la flota hasta que todas las actividades se normalicen.  Las medidas de bioseguridad previstas por los transportistas son: limpieza y desinfección diaria de las unidades y los choferes y colaboradores deben usar mascarillas y desinfectantes.


Más al respecto: Transporte intercantonal, otra economía del país golpeada


El servicio de transporte público está suspendido en Cuenca desde el 17 de marzo en medio del estado de emergencia sanitaria que vive el país con el fin de evitar la propagación del coronavirus.

En días anteriores, la Cámara de Transporte de Cuenca hizo un llamado al Gobierno nacional para que organismos estatales les otorguen créditos a largo plazo y comenzar a pagar a los bancos desde enero del 2021.

El gremio asegura que tiene una deuda de cerca de 60 millones de dólares con la banca privada debido a los préstamos que hicieron para adquirir una nueva flota de buses, como dispuso una ordenanza cantonal.