Marcos Mundstock, el ingenio que hizo reír al mundo en español

716

Con su ingenio para dominar a su antojo el lenguaje castellano y transformarlo en humor en sus clásicos discursos introductorios de los números de Les Luthiers, Marcos Mundstock, que falleció este miércoles a los 77 años, puso sonrisas en las caras de millones de seguidores en todo el mundo hispano durante más de medio siglo.

Mundstock (Santa Fe, Argentina, 1942) alcanzó la fama internacional gracias a Les Luthiers y subió así a escenarios de todo el globo, hasta recibir en 2017 el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, mientras que en los últimos 15 años de su vida participó además en películas como “El cuento de las comadrejas” (Juan José Campanella, 2019).

Las letras cómicas de la banda argentina marcaron a muchas generaciones en los países de Hispanoamérica y el carisma de Mundstock estuvo presente en sus presentaciones hasta casi la actualidad.

A principios de 2020, se anunció que Mundstock no formaría parte durante todo el año del elenco durante la gira “Les Luthiers: Gran Reserva” debido a su problema de salud.

UNA CARRERA PROLÍFICA

En los espectáculos de Les Luthiers, Mundstock se destacaba por leer las introducciones de la mayor parte de los espectáculos, con su profunda voz de bajo y su estilo particular con el que explicaba una historia humorística de una manera seria.

En los inicios de Les Luthiers, tocaba el gom-horn, uno de los instrumentos que los propios miembros de la banda argentina inventaron.

Se trataba de una parodia de la trompeta y se construía con una manguera de jardín y un embudo, y aparecía en obras como “El alegre cazador” y “Los noticiarios cinematográficos”.

También se encargaba de tocar varios instrumentos de percusión.

Él fue el creador del ficticio compositor Johann Sebastian Mastropiero, personaje al que Les Luthiers atribuyen muchos de sus números.

Algunos de los espectáculos cómicos más conocidos de Les Luthiers alrededor del mundo hispano y de los que Mundstock fue uno de los artífices son “Mal puntuado”, “Perdónala”, “Poemas de Gémini” y “Visita a la Universidad de Wildstone”.

En 2017, recibió con el resto de sus compañeros del grupo el Premio Princesa de Asturias de Humanidades y Comunicación.

Mundstock fue el encargado de dar el discurso de la formación en esa ocasión en Oviedo (España).

“Nos alegra que este premio haya sido otorgado a un grupo de humoristas”, dijo en el escenario al recibir esa distinción.

Mundstock consideraba que “el humorismo mejora la vida y permite contemplar las cosas de una manera distinta, lúdica pero sobre todo lúcida, a la cual no llegan otros mecanismos de la razón”.

Es el tercer miembro originario de Les Luthiers que fallece, después de Gerardo Masana, quien murió de leucemia en 1973, y Daniel Rabinovich, quien pereció en 2015.

UN HOMBRE DE CINE Y PUBLICIDAD

Más allá de Les Luthiers, Mundstock participó en varias producciones cinematográficas.

En “El cuento de las comadrejas” tenía uno de los papeles protagonistas de un elenco coral de veteranos y reconocidos actores argentinos como Graciela Borges.

Antes, había puesto la voz a uno de los personajes de “Metegol” (2013), también de Campanella, y a otros personajes de las versiones en español de Latinoamérica de películas de animación como “Bolt” y “Ratatouille”.

Intervino también de varios programas de la televisión argentina.

De manera paralela, trabajó durante años como locutor de radio y comerciales de televisión y como redactor publicitario.

Mundstock provenía de una familia judía del este de Europa, de la región de Galitzia, situada entre los actuales territorios de Ucrania y Polonia, de donde emigró su padre hacia Argentina.

En su juventud, estudió locución y estuvo tres años en la carrera de Ingeniería, que abandonó, pero fue precisamente en el coro de Ingeniería de la universidad donde conoció a Masana y los futuros integrantes de Les Luthiers.