Gestión de la crisis

784

Conforme transcurren los días y las semanas bajo la emergencia, por el COVID19, se advierten los aciertos, pero también las graves falencias en la gestión de la crisis, por parte de los organismos que conforman el COE nacional, y por ende el Gobierno. Indudablemente es un acierto dilatar los días de confinamiento, justamente a fin de evitar que el virus de propague a una velocidad mayor que las que puede de hecho asumir nuestro precario sistema de Salud, que lamentablemente demostró una serie de carencias, esto pese a la acción heroica del personal médico y sanitario que atiende la emergencia.

La descoordinación ha sido patente en diversas fases de la emergencia, por ejemplo, entre algunos GAD cantonales y provinciales, frente a las instrucciones del COE nacional, como en el caso de Guayaquil y la provincia del Guayas, que de hecho es la zona más afectada por la epidemia, donde diversas declaraciones contradictorias provocaron situaciones de descontrol, a tal punto que se ha invalidado, en buena parte, el efecto esperado con el confinamiento y la extensión del Toque de Queda.

Sin ánimo de comparaciones, resulta evidente, sin embargo, que buena parte de las provincias ecuatorianas han cumplido con las disposiciones de confinamiento en casa, así como el Toque de Queda, a pesar de pequeños grupos de ciudadanos que lamentablemente han hecho poco caso a las disposiciones respectivas. La situación de Guayaquil  y la provincia del Guayas, parte en buena medida de la gran marginación en la que vive un amplio porcentaje de su población, que con las disposiciones de confinamiento, ve gravemente dificultada su supervivencia, a pesar de las ayudas en alimentos y el bono de emergencia, que no cubren, ni mucho menos, la extensión poblacional de los barrios marginados, un asunto que a futuro debe ser objeto de acciones profundas de corte social, políticas de empleo, etc.

Esta grave crisis sanitaria ha dejado al descubierto, las falencias sobre todo en Guayaquil y Guayas, en toda su dramática magnitud, rebasando las disposiciones oficiales con la lamentable cuota de víctimas.