España supera los 100.000 casos y el mercado laboral se desploma

211
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, supervisa la descarga del pedido de 12 toneladas de material sanitario de protección frente al coronavirus, que ha recibido este jueves el Ayuntamiento de Barcelona, procedente de Shangái (China), el mayor que ha hecho nunca el consistorio. EFE/Andreu Dalmau

España superó este jueves los 100.000 contagiados por coronavirus y alcanzó un nuevo máximo diario de muertes, con 950 en las últimas 24 horas, en una jornada de cifras negras también en lo económico, con 840.000 desempleados en marzo.

El total de fallecimientos alcanzó los 10.003, otro triste hito en los efectos de la pandemia, protagonizados hoy también por las consecuencias económicas de la pandemia.

El impacto del coronavirus convirtió a marzo en el peor mes de la historia del empleo en España, con una caída de casi 840.000 afiliados a la Seguridad Social, cifra que no cuenta los cerca de 2,4 millones de trabajadores afectados por los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) solicitados por cientos de miles de empresas.

“DATOS SIN PRECEDENTES”

“Son datos sin precedentes”, reconoció hoy el ministro español de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, quien explicó que el empleo destruido en catorce días de marzo es prácticamente el mismo que se destruyó entre octubre de 2008 y febrero de 2009 (101 días) tras la quiebra de Lehman Brothers que precipitó una grave crisis financiera mundial.

Además, de los 3,2 millones de trabajadores autónomos que hay en España, unos 500.000 solicitaron el nuevo subsidio por cese de actividad incluido en las medidas adoptadas por el Gobierno español para compensar el choque económico de la pandemia.

También hay unas 250.000 personas de baja por accidente laboral relacionado con el COVID-19, de los que 65.000 son por contagio y el resto por estar en cuarentena tras estar en contacto con enfermos.

Todos estos datos reflejan una situación excepcional, pero que también destaca la fragilidad del mercado laboral, según los sindicatos, que instaron al Gobierno a pensar en una nueva fase de reconstrucción económica.

DE LA ESTABILIZACIÓN A LA RALENTIZACIÓN

El confinamiento que sufre España desde hace casi tres semanas está provocando la ralentización de nuevos casos de coronavirus y las hospitalizaciones, destacó hoy el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Congreso.

“La curva se está estabilizando, estamos comenzando la fase de ralentización”, recalcó Illa, aunque advirtió de que las largas estancias en hospitales hacen que se acumulen los pacientes, por lo que auguró “semanas difíciles”.

El total de contagios desde que comenzó la pandemia es de 110.238 casos, con un incremento diario del 7,9 %, la menor cifra en varios días aunque con un ritmo de reducción más moderado.

Por otro lado, 4.096 pacientes se recuperaron en las últimas 24 horas y son 26.743 los enfermos dados de alta, según los datos de Sanidad.

La región más afectada sigue siendo la de Madrid, con 32.155 contagiados y 4.175 fallecidos, seguida de Cataluña, donde hay 21.804 casos y 2.093 muertos.

En total, 6.092 pacientes están ingresados en unidades de cuidados intensivos, 220 más que ayer. Esta es la mayor preocupación para las autoridades sanitarias, pues prevén que, aunque se reduzcan los casos, los pacientes que necesiten este servicio irán en aumento y puede haber un colapso de las instalaciones.

Una posibilidad para evitar ese colapso sería el uso de las 2.200 camas de UCI que tiene la sanidad privada, aunque algunas en regiones poco afectadas por la saturación de los hospitales.

MÁS RECURSOS Y AYUDA EXTERIOR

Además de la necesidad de camas para cuidados intensivos, la urgencia de material sanitario para proteger a los profesionales de la salud se va aminorando con la llegada de compras y donaciones externas e internas, muchas de ellas de particulares.

Entre los equipos más urgentes destacan los respiradores, cuyo suministro a nivel nacional está garantizado según informó hoy Illa, con la fabricación diaria de 400 equipos por parte de dos empresas, una de ellas el fabricante de automóviles Seat.

Seat, junto con equipos de ingeniería de apoyo y con la colaboración de un hospital de Barcelona, va a iniciar la fabricación de 300 unidades diarias, aunque su nuevo modelo está pendiente de autorización por parte de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

También desde Alemania llegarán en dos aviones del Ejército español sendos contingentes de respiradores.

Además, en las próximas horas se repartirán un millón de test rápidos, de fiabilidad comprobada, que se destinarán al cribado rápido en hospitales y residencias de ancianos, avanzó el ministro de Sanidad.

Esta noticia llega después de que la semana pasada el ministro anunciara la devolución a China de 659.000 test de diagnóstico rápido, ya que no tenían los estándares de calidad y fiabilidad exigidos, lo que provocó una gran polémica.

El ministro precisó, no obstante, que el test más fiable es el PCR, del que hay fabricación nacional “suficiente”, aunque el problema para aumentar en estos momentos esa cantidad es la necesidad de kits de extracción.

Mientras al urgencia de material se va subsanando, queda pendiente la contratación de más personal sanitario de refuerzo planteada por el Gobierno dentro de la medidas adoptadas dentro del estado de alarma.

De los 50.000 profesionales anunciados por el Ejecutivo sólo se han contratado hasta el momento 7.085, según denunció hoy la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), desde la que se recordó que tampoco se han compensado las más de 12.000 bajas de trabajadores que han resultado contagiados. EFE

ajs/rcf