Cambios fuertes

150

Los efectos negativos de una crisis tienen un componente positivo: incentivan la imaginación para buscar soluciones del momento y en el futuro para evitar el retorno. La guerra es el peor azote de los pueblos y el mundo, pero cuando se declara se dan importantes cambios científicos tecnológicos para mejorar la “eficacia” de los armamentos, obliga a un cambio en el ordenamiento de las sociedades y a un reordenamiento económico colectivo. Sin que se den estos derramamientos de sangre y entrenamiento de personas para matar a otras, en la humanidad se han dado otros tipos de crisis que han influido en su evolución y que han generado avances científicos y reordenamientos del orden colectivo.

La humanidad vive posiblemente la peor crisis de los últimos tiempos. El enemigo es un virus desconocido que ataca y amenaza a todos, al margen de sus condiciones culturales, sociales y económicas. No es fácil anticipar los avances científicos en campo la salud ni las fechas en que se den. Como ha ocurrido en el pasado, se saldrá adelante. La medida realista en estos tiempos es prevenir el contagio mediante el aislamiento de las personas, lo que es posible si se toman medidas colectivas que afectan con fuerza las pautas de conducta, sobre todo en las ciudades, en las que con más fuerza se dan los ataques del enemigo invisible.

Este hecho nos lleva a pensar que se darán cambios importantes para el mañana, como el robustecimiento de los hábitos de aseo personal y colectivo. Lo más importante es la intensificación de la solidaridad personal y colectiva, ya que se demuestra que posibilita el alivio a este problema. Vale la pena pensar que, actitudes como las que vivimos, deben mantenerse cuando se supere el problema, ya que los beneficios son evidentes. En el orden internacional deben cambiar los afanes de pensar tan sólo en la “grandeza” de un país como ocurre en el Estado más desarrollado del mundo y, mediante acciones, demostrar que somos parte de la humanidad que merece respeto con obras más allá de las palabras.