Vecinos se unen para combatir la gran depresión y el estrés

274

Transcurridos 10 días de la emergencia sanitaria, que ha obligado a los ecuatorianos a permanecer en condiciones de encierro en sus domicilios, medida resuelta por las autoridades y el Gobierno nacional, en un intento por evitar un desenfrenado contagio masivo de personas con el COVID 19, el cansancio, la depresión, la angustia empiezan a hacer presa de la población.

Según Gladys Guayllas, su vecina Maribel llevaba días encerrada en su cuarto y cuando tocaron a su puesta la encontraron en un mar de llanto, mientras ella ya no resistía su dolor de cabeza y el reclamo constante de sus dos pequeños hijos, de nacionalidad saragura, le pedían hacer algo para no estar aburridos, pues quisieron ir a su natal Saraguro pero el toque de queda les impidió, situación similar pasó con Gloria, quien vino a visitar a su nieta y se quedó atrapada en Cuenca.

Ante esta realidad, para hacer más llevadera la situación, un grupo de 10 personas  que habitan un mismo edificio en el centro de Cuenca, por propuesta de una de ellas, resolvieron el fin de semana tener una jornada compartida en un espacio abierto.

El inicio lo marcó una sesión de bailoterapia, para ello, una de las participantes había sacado su  televisor y mediante programas pregrabados, comenzó la acción para distensionar los músculos en la terraza. Luego estaba previsto un refrigerio para lo cual cada uno sacaría su vaso y finalmente un momento de oración con la imagen de la Virgen de El Cisne.

Gladys aseguró que en el lugar, sólo una persona salió en la semana a la calle para buscar comida, ésta apoyó llevando pedidos a los demás vecinos.

En el campo es mejor porque almenos hay más espacio, el aire es más puro, y las casas no son tan pegadas, pero ya no pudimos irnos. “Por nuestra salud debemos cuidarnos y no queda más que hacer caso lo que disponen las autoridades”, expresó. (AZD)

DATO

Según Gladys Guayllas, el vecindario aplica medidas como limpiar la terraza y las áreas de ingreso con alcohol, cloro y vinagre cada día.