Israel Moncayo: el mundo no está hecho para los suplentes

979

“Alguien me dijo un día, a los futbolistas cuencanos les falta algo (para llegar más alto) y eso se llama HAMBRE, hambre de gloria, hambre de sueños, hambre de querer ser diferente”. Con esta reflexión el coterráneo Israel Moncayo, de 30 años, recordó, su experiencia por el balompié profesional, a través de su cuenta en Facebook.

Dedicado actualmente al Crossfit, como entrenador y administrador de La Jaula, Moncayo fue parte del primer plantel del Deportivo Cuenca que logró el subtítulo nacional en 2007 bajo las directrices técnicas de Gabriel Perrone.

Fue una temporada en la que el club se nutrió con algunos canteranos como Israel Álvarez, Henry Cangá, Raúl Alvarado, Pablo Arévalo, Fernando Fajardo, Holger Matamoros, Jaime Vélez, Polo Wila y Edison Preciado.

“La vida de un futbolista es tan intensa y se vive tan a mil que estoy seguro que en ese momento ni siquiera saben lo que está pasando y más cuando tenías 16 años y tenías que ya jugar con miles de personas”.

En los archivos de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, Moncayo registra 150 partidos y 31 goles con el Expreso Austral desde la Sub 16. Con el primer plantel disputó 21 encuentros.

Israel Moncayo (abajo centro) en la previa de un partido correspondiente a la liga 2007. Cortesía

“Mil veces me equivoqué, mil veces cometí errores, mil veces no escuché consejos de gente que de seguro sabía mucho más que YO en ese momento, pero el propio fútbol y la propia vida se encarga de hacer que pagues esos errores, o de seguro no estaría este momento solo recordando sino aún estaría viviendo esos momentos”.

Después de jugar en la Serie B con Municipal Cañar (2008), puso fin a su carrera de futbolista profesional en clubes de segunda categoría del Azuay: Gloria (2010-2011), Liga de Cuenca (2012), Tecni Club (2014) y Estrella Roja (2013, 2015).

“El mundo está hecho para los protagonistas no para los suplentes. Solo TÚ decides qué ser… Existen cosas que el tiempo cura, pero los recuerdos y las ganas de volver a sentir esa emoción de estar adentro y de vivir ese mundo jamás se perderán”. (BST)-(D)