Cuenca amaneció en silencio tras restricción parcial a la circulación

1761
Vista de la calle Benigno Malo, en Cuenca, la mañana de este martes 17 de marzo de 2020. Foto: El Mercurio

Redacción El Mercurio / EFE

Ecuador amaneció este martes bajo la suspensión de uso del espacio público, que incluye aceras, calzadas y parques, entre otros, mientras el Ejecutivo ha decretado el estado de excepción en el país, en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Es el caso de Cuenca, dado que las calles del Centro Histórico, las principales avenidas y alrededores de los mercados, entre otros espacios públicos generalmente concurridos, amanecieron silentes y vacíos, marcados por un ambiente enrarecido.

Lo que se percibió esta mañana en Cuenca es comparable con la atmósfera de las protestas de octubre de 2019, signadas asimismo por el desconcierto que causa la casi total alteración de las actividades cotidianas.  La consigna, no obstante, es guardarse en casa en armonía y conservando la serenidad.

Sólo las palomas se veían en el Parque Calderón en las primeras horas de la mañana de este martes 17 de marzo de 2020. Foto El Mercurio

La vida en pausa, a la fuerza, por una pandemia. Esto se ha jamás vivido en la ciudad, asegura Carlos Zhañay, taxista que salió temprano a trabajar la mañana de este martes. Con asombro mientras vuelve a contemplar la desolación del Parque Calderón y de las calles aledañas, Carlos afirma no tener recuerdo alguno respecto de que una enfermedad provocara un estado de excepción, toque de queda y el cierre de escuelas y colegios. «De mañana no había nada, la ciudad está vacía», asegura.

Apenas unos pocos ciudadanos empezaron a salir desde las 07:00 a las calles en busca de víveres y medicinas, pero el ambiente de todas formas ha seguido matizado por la quietud y el silencio.

La situación en el país

Imágenes captadas por las cámaras de vigilancia del Servicio Integrado de Seguridad (ECU 911) muestran esta mañana calles, plazas y parques de las principales ciudades del país vacías, sin gente y sin actividad comercial.

Agentes ciudadanos, en coordinación con la Policía Nacional y el Ejército controlarán el cumplimiento de las disposiciones del presidente Lenín Moreno, que decretó el estado de excepción en la nación y el toque de queda durante las madrugadas.

«He decretado el estado de excepción en el país, por lo cual se cierran los servicios públicos», excepto los de salud, seguridad, de atención de riesgos y «aquellos que por emergencias los ministerios decidan mantener abiertos», dijo Moreno en un mensaje televisado a la nación.

«Quédate en casa, trabaja desde casa», recomendó el mandatario al precisar que el «toque de queda» regirá a partir de este martes, desde las 9 de la noche hasta las 5 de la mañana.

El gobernante remarcó que han «frenado los contagios importados» e insistió en que ahora es el momento en que la población asuma su corresponsabilidad ante la pandemia del coronavirus.

Anunció que desde la medianoche de este martes se suspenderá por catorce días el transporte de pasajeros entre las provincias, y se restringirá la circulación de automóviles particulares, excepto los de empresas y otros autorizados.

Los vehículos particulares que transiten para adquirir medicinas o alimentos, entre otras actividades autorizadas, se someterán a restricciones en función de los dígitos de sus placas o chapas de matricula.

Sólo las industrias agrícolas y ganaderas, así como los servicios de alimentación, salud y «toda la cadena de exportaciones» mantendrán actividades sin restricciones.

Por ello, añadió que las pequeñas tiendas de alimentos de los barrios, así como los mercados de víveres y los supermercados permanecerán abiertos.

Asimismo, los bancos y todos los servicios financieros operarán de forma normal, agregó Moreno antes de apuntar que los servicios públicos atenderán a través de las plataformas virtuales.

Según el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE) hay 58 contagiados de Covid 19 en Ecuador, 42 de los cuales se mantienen «estables en aislamiento domiciliario» y catorce están hospitalizados: nueve en condiciones «estables» y cinco con «pronóstico reservado».

Según el más reciente reporte del SNGRE 315 personas están en un cerco epidemiológico y 51 han salido de este. EFE