Colaboración de la ciudadanía

613

A raíz de las últimas medidas dictadas por el gobierno nacional para enfrentar la pandemia del coronavirus, pudieron verse colas en supermercados y lugares de expendio de víveres, así como de artículos de primera necesidad. Ciudadanos alarmados y alarmistas se proveyeron más de lo que el sentido común y las necesidades mandan. Con su actitud poco reflexiva contribuyen a que crezca el temor en otras personas. No se dan cuenta en medio de su actitud alarmista que esos alimentos embodegados en casas particulares son más propensos para crear situaciones de insalubridad. Pero por, sobre todo, en vez de colaborar para mantener una necesaria calma, contribuyen a crear pánico en otras personas.
Las autoridades nacionales y los expertos internacionales han insistido durante las últimas semanas en que las medidas para evitar el contagio son sencillas y efectivas. Consisten básicamente en una limpieza constante de las manos con jabones, alcohol y geles desinfectantes. Intensificar esas medidas cuando se tiene contacto en lugares públicos con barandillas, puertas etc. es aconsejado. Hay que evitar concentraciones urbanas en donde una sola persona contagiada puede trasmitir la enfermedad a muchas otras. Hay otras medidas complementarias que son de sentido común y que amplios sectores de la población las están cumpliendo.
Empezar a almacenar alimentos y artículos de primera necesidad, es una actitud equivocada, además de ser egoísta y alarmista. Quienes así proceden contribuyen al acaparamiento y a la especulación. Muchas personas inescrupulosas se aprovechan de esa alarma falsa para esconder productos y elevar los precios. El Ecuador tiene una provisión suficiente de alimentos y no hay bloqueos de vías como ocurrió en octubre, con el movimiento indígena, de manera que resulta absurdo lo que está ocurriendo. Hacemos un llamado a la ciudadanía a que guarde la calme y evite conductas atolondradas. (O)