El cantón Sígsig decidido a defender su patrimonio natural frente a la minería indiscriminada

La agonía del río Santa Bárbara es la gota que derramó el vaso, se anuncian medidas contra la minería.

247
El alcalde Pablo Uyaguari interviene ante la asamblea cantonal desarrollada este martes.(AZD)

Asistentes a la asamblea cantonal, la primera de esta administración municipal.(AZD)

Con resoluciones contempladas en 14 puntos, las cuales inician con la decisión de participar con las fuerzas vivas sigseñas en la marcha anunciada para el 20 de marzo en defensa del agua y en contra de la minería, en Cuenca, concluyó ayer la asamblea cantonal de Sígsig convocada por el Gobierno Municipal de Sígsig, motivada por la visible contaminación del río Santa Bárbara, por la minería indiscriminada que se realiza en la parte alta, sin un mínimo de control y respeto a la naturaleza.

El salón municipal estuvo lleno, asistentes se lamentaban por la agonía del río y la necesidad de actuar.

Presidieron la asamblea, el alcalde Pablo Uyaguari y el vicealcalde Patricio Huayllasaca, el último fue el primero en tomar la palabra, dijo que hay que combatir los daños ambientales que causa la minería en protección de la vida de las personas, pero que, también son causa de destrucción igual o peor que el estractivismo, otras acciones como la expansión de la frontera agrícola, la desertificación de los suelos debido a las malas prácticas agrícolas.

“Hay que unirse y para eso es la asamblea, para sacar resoluciones conjuntas”, expresó Huayllasaca.

El alcalde Pablo Uyaguari dijo que el objetivo de la asamblea fue defender los derechos de la naturaleza en el territorio cantonal mediante acuerdos elaborados de manera participativa, que permitan acciones concretas. Informó que hay 12 concesiones de minería artesanal, una de pequeña minería metálica y 6 concesiones en trámite.

Recordó que son varias entidades las que deben responder en el tema concesiones, Senagua, Ministerio de Minas, ARCOM y tendría que involucrarse el Municipio por el uso de suelo y la comuna San Sebastián por tener el dominio sobre los terrenos y consecuencia el derecho a la consulta previa.

Marcelo Quishpe, director de Gestión Ambiental de la Prefectura del Azuay, dijo que se han hecho dos inspecciones a la zona de Infiernillos, con preocupantes resultados: en la zona de confluencia de los ríos Ayllón y Santa Bárbara, hay un paisaje maravilloso que pocas veces se puede ver en la vida, pero también apena mucho ver la minería, una boca mina a pocos minutos de la zona de Susha, cuyo drenaje ácido continúa luego de 25 años de explotado el cobre. Se encontró gran cantidad de cadmio y todo desemboca al río Santa Bárbara.

Denunció la amenaza de los mineros de verdaderas ciudades levantadass en la unión de los ríos Culebrillas y Santa Bárbara.

Resoluciones: exigir a la Corte Constitucional que reconozca a los Municipios como única autoridad en el uso y gestión de suelo; solicitar un amparo constitucional para la protección de los derechos de la naturaleza; promover una alternativa de minería de áridos; insistir por tercera vez con la consulta popular antiminera.

Además, exigir el cumplimiento de la normativa sobre el cuidado del medio ambiente en el cantón; solicitar al MAE una declaratoria de zona protegida; por parte de la organización agroecológica se dé 15 días plazo para que los mineros abandonen la zona; declarar al cantón libre de minería metálica.(AZD)-(I)

OPINIONES

Bélgica Jiménez

Productora agroecológica

“El río Santa Bárbara está café, esperamos que se tomen acciones no queremos palabras con miras electoreras. Eso sí no debemos recurrir a la violencia”.

Pablo Faicán

Morador de Sígsig

“Sígsig fue siempre un centro minero, pero todo evoluciona, al momento hay mucha gente afectada en su salud. Hay que controlar, no se puede eliminar”.