36 escuelas de la zona rural contarán con huertos escolares

El objetivo es promover la producción y el consumo sano de alimentos sin químicos.

336
Desde ayer, los niños de la escuela Agustín Carrión cuentan con su primer huerto escolar. AWM

Antes de empezar con la siembra, la profesora pregunta a los niños que tienen entre 9 y 10 años sobre lo que han aprendido. Les pregunta cómo son las verduras, qué es una planta medicinal, qué hace el abono y cómo se lo prepara. Los niños, contentos y al unisono, responden las inquietudes.

Y entonces se ponen a trabajar: un grupo de niños agarra la hierba para amontonar en un área que funcionará para obtener el compost, otros ayudan a levantar tablas que luego se unirán para separar los espacios de trabajo.

A un lado de los más pequeños está un grupo de padres y madres (las mujeres son más), quienes con el pico remueven la tierra para prepararla para la siembra.

Toda la labor es considerada como una minga que se organizó para que en la escuela Agustín Carrión, del caserío de Nero de la parroquia Baños, cuente con una huerta escolar. Su formación es promovida por Gestión Ambiental de Etapa.

Para Luis Zaptanga, promotor técnico de las fuentes hídricas, es necesario promover la agricultura de una manera responsable entre los niños, es decir: sin la utilización de químicos para obtener alimentos sanos y orgánicos.

Luis se encarga de guiar a los adultos en la preparación del terreno, mientras que Diva Arciniegas es la profesora de los niños. Ella les visita una vez al mes para tratar, entre varios temas, los huertos escolares.

Con la tierra lista, los estudiantes empiezan a sembrar. Luego deberán estar atentos al crecimiento de las hortalizas, verduras y plantas medicinales sembradas. Al final, con la cosecha, se prepararán platos para que los niños prueben lo que ellos sembraron y recogieron.

Nuevos proyectos

El huerto escolar es solo un paso hacia el consumo sostenible. Para la profesora Diva Arciniegas es indispensable que haya la participación y el compromiso por mantener los proyectos para los niños. Por lo mismo instó a que otras instituciones se sumen.

Por su parte, Luis Guamán, presidente del gobierno de Baños, se comprometió a ayudar con la educación ambiental, no obstante, recordó un problema que se presentan en las zonas rurales.

“Siempre se quiere más. Algunos ya no quieren producir un saco de cebolla sino dos. Y allí viene la expansión de la frontera agrícola. Necesitamos controlar eso. Necesitamos que se hable de eso en las comunidades”, dijo el presidente.

Guamán agregó que como parte del programa se podría proponer al Municipio de Cuenca que planifique senderos en las zonas de expansión urbana, los cuales estén compuestos por árboles frutales propios de las parroquias rurales, con la finalidad de que hayan áreas verdes y no solo áreas de cemento. (AWM)-(I)