Turi

Catalina Sojos

101

Aquel lugar paradisíaco que domina nuestra ciudad, el mismo que exhibía vestigios arqueológicos y que guardaba celosamente los secretos de incas y cañaris se convirtió, gracias a la política correísta, en el reclusorio más grande del país y en el emblema de la corrupción y el desprecio por nuestro pueblo azuayo. La cárcel de Turi en la “Atenas del Ecuador” actualmente es el centro de las operaciones de las mafias internacionales. Y así, como en una de las series de “Netflix”, presenciamos a diario todos los avatares que conllevan las realidades de la droga y sus carteles. Una cadena de asesinatos precedió a la fiesta de carnaval que celebraron, por todo lo alto, aquellos innombrables a los cuales todos los ciudadanos tenemos terror; posiblemente se necesitaron varios días para preparar la cancha convertida en piscina, la cual fue llenada con el agua ¡tan defendida por los cuencanos¡ Y así, llegó el reguetón y el baile, como en el mejor capítulo de Turi, la cárcel morlaca. No sabemos los intríngulis que rodean a la parranda, no nos atrevemos a dilucidar lo que ocurre detrás de las paredes; tan sólo nos referimos a los videos que llaman nuestra atención de tiempo en tiempo: alguna vez los abusos de poder, la tortura psicológica y física y como contrapunto estas demostraciones de los límites de la juerga y el descontrol. Definitivamente la lacra de Turi nos está sobrepasando a todos. (O)