Alegría y aplausos para adultos que se graduaron del bachillerato intensivo

732
Berta Pintado, a sus 50 años, cumplió su sueño de convertirse en bachiller. AWM

Retornar a las aulas, conocer a personas y volver a escuchar al profesor después de mucho tiempo. Realizar deberes, tener recreos y hacer trabajos en grupo. En ello hay un sentimiento que empieza con el temor, pero que luego, con el día a día, y manteniendo el objetivo, es normal, es parte de la vida.

Ese sentimiento sintieron 200 jóvenes y adultos, que en el 2018 tomaron la decisión de ingresar al bachillerato intensivo a través del programa Todos ABC, del Ministerio de Educación. Al principio fue difícil, sobre todo para quienes la última vez que habían estado en el colegio fue hace treinta o cuarenta años.

Aun así, sin importarles nada, empezaron a estudiar, y algunos de ellos se convirtieron en los mejores de su clase, recordaron una vida pasada, pero, principalmente, hubo lazos de amistad, y para los estudiantes aquello fue importante porque se apoyaron uno a otro.

“Fue difícil primero, pero después en el estudio, en el apoyo de los compañeros, y el apoyo de mis hijos lo logré. Y hoy estoy feliz porque soy bachiller”, dice Berta Pintado, quien lloró después de que su hijo le puso el birrete sobre la cabeza.

Berta, de cincuenta años, fue parte del bachillerato intensivo gracias al apoyo de sus hijos, quienes ya estudian en la universidad. Ella se motivó viéndoles,y tras un año, ayer, junto a 199 personas, fue incorporada como bachiller en el coliseo de la Unidad Educativa Herlinda Toral.

Cumplido su sueño de terminar el colegio, la apuesta ahora es estudiar economía, porque “quiere ayudar a la gente”.

La alegría y el nerviosismo también se reflejó en el resto de los que hoy ya no son estudiantes. En el evento organizado por la Coordinación 6 del Ministerio de Educación hubo aplausos a cada momento, porque más que el propio acto, culminaron una etapa en su vida educativa.

“Esto es un éxito, una meta que he alcanzado. Siempre quise terminar el colegio, pero tuve que dedicarme a mis hijos. Ahora que ellos se casaron y me quedé sola, pude cumplir mi sueño”, dice Mariana Solorzano, de 53 años.

Alegrías en 3 provincias

No solo en Cuenca ayer hubo graduaciones. Con el programa Todos ABC hubo incorporaciones en Ponce Enríquez, Gualaceo, Guachapala, Santa Isabel, Cañar, y Morona Santiago. En total, 1214 personas se graduaron en la zona 6 (Azuay, Cañar y Morona Santiago).

Solo en la provincia hubo 512 personas, que tenían entre 25 y 53 años. Parte de ese grupo también se incorporaron, por primera vez, 16 ex estudiantes que recibieron clases por internet. Este programa fue considerado un éxito porque, de a poco, las personas ven otras alternativas para estudiar.

En las próximas semanas se abrirá una nueva convocatoria para quienes deseen estudiar se inscriban. Cursar el bachillerato intensivo no tiene ningún costo. (AWM)-(I)