En 4 parroquias prueban cuestionario para censo

45

Censadores del INEC cumplen visitas puerta a puerta. Actualmente se trabaja con 20 equipos conformados por un supervisor y tres encuestadores.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) ejecuta los preparativos para lo que será el próximo censo de población y vivienda del país, a cumplirse el próximo 29 de noviembre.

El censo se encuentra en la fase denominada de “precenso”, que consiste en identificar las viviendas a censar, registrar el número de ocupantes, la cédula de identidad del representante del hogar.

El censo no es solamente un conteo de habitantes que se hace cada diez años; aun en tiempo de crisis, es una inversión que el país realiza y debe servir como instrumento técnico a los servidores públicos nacionales, provinciales y locales, para la toma de decisiones sobre su gestión y para la planificación de la misma.

Igualmente, acciones del sector privado, las empresa o los servicios pueden ser previstas a partir de los resultados de la población, explicó José Ayala, coordinador zonal del INEC, funcionario con 30 años de servicio en la institución.

Este será el VII censo de población y vivienda Zonal 6 (Azuay, Cañar, Loja, El Oro, Zamora Chinchipe y Morona Santiago) que realice el país, después de las ediciones del 2010, 2000, 1990, 1982, 1974, 1962 y 1950.
Una de las razones por las que se ejecuta este “precenso” es para verificar si el público comprende las preguntas del censo o “cuestionario censal” y que se refieren, básicamente, a número de habitantes de la vivienda, su edad, instrucción, características de la vivienda en cuanto a su construcción, propiedad, etcétera.
El “precenso” se realiza en las parroquias de San Sebastián, Totoracocha, San Blas, El Vecino, sectores en los que los censistas levantarán datos casa por casa y vivienda por vivienda. Los datos que se compilen y las experiencias que se recojan servirán para ejecutar de mejor manera el censo del 2020.
Actualmente se trabaja con 20 equipos conformados por un supervisor y tres encuestadores; se prevé que, en un mes, se tenga 26 equipos.
Los preparativos para el censo se intensificarán en junio, en septiembre se emprenderá la fase de capacitación a los censistas y demás personal y, entre tanto se trabaja en la actualización cartográfica, es decir, los mapas de las zonas y sectores geográficas para el censo.
La actualización cartográfica implica poner al día los planos de las ciudades y zonas pobladas, en cuanto a calles, plazas, edificios. Las ciudades cambian de un tiempo a otro, se extienden, hay nuevas vías, edificaciones, etcétera, y deben ser establecidas antes de enviar a los censistas.
Para esta tarea se dispone ahora de medios satelitales, que no se disponían hace 30 años. En cuanto a Cuenca, es una ciudad de características especiales pues, a diferencia de otras urbes, en las afueras no hay cinturones de miseria, observa el coordinador zonal. (AVB)-(I)

Datos históricos
El primer censo, del año 1950, registró en Cuenca 46.428 habitantes, pero según la publicación del INEC los primeros censos tuvieron mucha oposición de indígenas y campesinos que temían sea para cobrarles impuestos, quitarles sus tierras y animales.
En el precenso de 1962, en la parroquia Yanuncay, 50 estudiantes fueron atacados con hondas y armas de fuego; las autoridades de San Fernando y Santa Isabel solicitaron protección armada, la oposición a ese censo causó ocho muertos y 19 heridos.
Para censos futuros se incorporó a lo población indígena; los censos futuros fueron mas profesionales e incorporaron datos como la calidad de vida y discapacidad de las personas. El censo de 2010 contó en Azuay 712.000 habitantes en 183.000 viviendas. (I)