Renacen oportunidades comerciales con Estados Unidos

769

Con el acercamiento del Gobierno de Ecuador al de Estados Unidos, la Cámara de Comercio de Cuenca vislumbra un ambiente favorable para el restablecimiento de las relaciones comerciales con el país del norte.

“Lo primero que debemos destacar es que Ecuador ha vuelto a tener una Cancillería que se maneja de manera técnica y no por coyunturas políticas, donde vimos el deterioro de nuestras relaciones exteriores”, dijo Jaime Moreno, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cuenca.

Salvo la década pasada, el Ecuador ha sido un país respetado y respetuoso por observar los principios y preceptos rectores de la comunidad internacional, es decir sujetarse al derecho internacional”, dijo.

Vimos que que la Cancillería en la década anterior fue manejada por cuotas de amigos, y los acercamientos se hacían no en virtud de los intereses del país, sino por las coincidencias ideológicas que se tengan. De esta forma, el Ecuador se aisló del mercado meta en el mundo, de un mercado natural como es el Norteamericano y suscribió un acuerdo con Irán por ejemplo, que no está mal, pero que no es suficiente y no era prioridad.

Con ese país la balanza comercial es minúscula y además por costos, distancias, cultura y distintos gustos de los consumidores, no es a donde debemos ir de manera inicial, explicó.

En cambio sí debemos ir a Estados Unidos, donde somos cercanos y siendo un mercado tan grande, el país se aisló, dando ventajas en competitividad a los vecinos.

Por ejemplo, las flores que exporta Colombia entraban sin aranceles, por tanto eran más baratas, y las flores que iban de Ecuador tenían un costo que disminuía la competitividad, porque si yo pongo en la percha flores de igual calidad, el consumidor va a ir por las más baratas.

Ante este panorama, el Ecuador inicialmente tuvo la iniciativa de decir voy a pagar las diferencias, pero luego por la situación económica dejó de pagar esos valores, y le tocó al empresario asumir esos gastos para poder competir con precios.

Si se abre el mercado con Estados Unidos, voy a producir, porque voy a tener quien me compre, y para eso sí necesitamos que el Ecuador haga su tarea, que es una política comercial y productiva seria y estable, que es el talón de aquiles en la normativa ecuatoriana, donde todo cambia de rato en rato, manifestó Jaime Moreno.

Esa estabilidad brindará las facilidades para que el sector productivo pueda planificar, sabiendo que a la mitad del camino no me van a cambiar los costos, planes de inversión, y que los puntos de equilibrio no van a variar.

Como país tenemos muchas potencialidades para exportar, incluso productos nuevos como las uvillas, además el banano, enlatados, camarones, entre otros, pero también tenemos oportunidades de crecer con la industria cuencana, con productos como cerámica plana, artesanías de calidad como el sombrero de paja toquilla, chocolates, línea blanca, etc.

La seguridad también es importante

También hay que reconocer que existen organismos transnacionales al margen de la Ley, con más recursos que un Estado, que minan las bases de la sociedad de paz, y que empiezan a crecer, cooptando gobiernos y negocios, que bajo todo punto de vista son nocivos, como la corrupción, que lo que hace es quitar el dinero a todos, pero principalmente a los que menos tienen.

Es decir con la plata que se ha ido en el Ecuador por la corrupción, cuántos hospitales, medicina, desayunos, planes de saneamiento, alcantarillado se pudieron hacer, dijo el Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cuenca.

Eso no va solo, pues también está el lavado de activos, que va con otros negocios como la trata de blancas, de migrantes, trafico de órganos, entre otros.

Esta lucha, el Ecuador no la puede hacer solo, entonces es importante una alianza de los Estados, para mantener esos derechos vigentes.

Existe un enemigo que son estos grupos, contra los cuales necesitamos unirnos los Estados de derecho, indicó, porque si no hay seguridad, no hay libertad. (COR) (I)

Detalle

Uno de los sectores productivos que más se vio afectado en el Azuay con el rompimiento de las relaciones comerciales con Estados Unidos fue el floricultor, que con este nuevo panorama se podría recuperar.