12 notarios se encuentran con funciones prorrogadas

1595
Mauricio Barros, presidente del Colegio de Notarios del Azuay. AVB

Con la resolución 191-2020, el Consejo Nacional de la Judicatura (CBJ) prorrogó las funciones de los notarios y notarias que debían concluir sus funciones en enero pasado. En la provincia del Azuay hay 37 notarios y 21 en la ciudad de Cuenca; de ellos, 12 están en estas funciones prorrogadas. Ellos ingresaron a la función, en enero del año 2014.

La prórroga es hasta que los servidores sean legalmente reemplazados, con opción a que puedan ejercer el cargo por un período más, siempre que ganen el concurso.

Sin embargo, para este año tampoco habría disponibilidad de fondos para llevar adelante el nuevo concurso para los titulares de las notarías, aunque sí para otros servidores judiciales, explicó Mauricio Barros, presidente del Colegio de Notarios del Azuay.

Así mismo, deben fijarse las bases para cada concurso, que contempla exámenes teóricos, entrevistas, calificación de méritos, similares a procesos anteriores, pero siempre con variantes. El próximo año tendrá la característica de ser un año electoral.

La función del notario es compleja, por su responsabilidad en el dar fe de los actos públicos.

A partir del año 2014, el servicio notarial pasó a ser parte de la Función Judicial y todo tipo de acto, servicio y documento realizado en una notaría genera una factura por concepto de pago.

De estos ingresos, del 40 al 80 % van a la Función Judicial y lo restante los percibe cada notario, quien con ello debe cubrir los sueldos del personal, gestión de la oficina, arriendo, pago de impuestos, servicios. La utilidad final son los ingresos del notario.

Este es el empleador de los servidores de la notaría, quienes laboran al amparo del Código de Trabajo, como empleados privados, si bien se trata de un servicio a la ciudadanía, pero regulado por el Consejo de la Judicatura. (AVB)-(I)

APOYO

El CNJ realiza un control permanente de los ingresos de las notarías, la Contraloría ha dispuesto una auditoría a la gestión.