Diócesis oficializa comisión para la beatificación de padre Fajardo

820
Monseñor Oswaldo Vintimilla, obispo de Azogues, oficializó a los miembros de la Comisión Histórica de la Ciudad para la recopilación de datos para la elaboración de la biografía del padre Fajardo.

Con la documentación se elaborará su biografía que con testimonios y pruebas de un milagro solicita el Vaticano.

Monseñor Oswaldo Vintimilla, obispo de Azogues, ayer oficializó a los investigadores Bolívar Cárdenas, Goethe Sacoto y Marcelo Parra como miembros de la Comisión Histórica de la Ciudad en el proceso de beatificación del padre Rafael Armando Fajardo, quien falleció el 24 de julio 1942. Dicho proceso lleva alrededor de 29 años en trámite ante el Vaticano en Roma-Italia.

El Padre Fajardo dedicó 36 de sus 40 años como sacerdote a la ciudad, siendo considerado por muchos como un ejemplo de sacrificio y amor hacia los demás incluso se registraría un milagro en los que se argumenta el pedido de los fieles y la iglesia de Azogues.

La comisión tendrá la responsabilidad de recopilar la documentación necesaria para la biografía del padre Fajardo, uno de los requisitos junto a testimonios y pruebas de un milagro concedido (fases cumplidas ya por la Diócesis), que se entregarán a la Sagrada Congregación de la Causa de los Santos en Roma.

Monseñor Vintimilla manifestó que previamente la Comisión Histórica “nos entregará la información a la Diócesis de Azogues para que nos encarguemos de formar otra comisión que redacte la biografía del padre Fajardo en base a toda la documentación recopilada por los investigadores”.

Explicó que el Vaticano estudiará exhaustivamente toda la información brindada en las diferentes fases “y nos responderán si el candidato es o no posible que pueda subir a los altares…la Sagrada Congregación tiene peritos preparados para analizar una y otra vez la vida, los datos y testimonios del padre Fajardo”.

Expresó que si Roma ve conveniente declarará primero al padre Fajardo como venerable, y luego con la veracidad del milagro recopilado, como beato. Recalcó que el proceso de la Comisión Histórica tomará tiempo, por la complejidad del trabajo, “no se establecen fechas para que termine su labor”.

Desempeño

De su lado, Bolívar Cárdenas, uno de los miembros de la Comisión Histórica, mencionó que es un momento histórico y se sienten honrados por la posibilidad de elevar a los altares al padre Fajardo. Dijo que en el ámbito de la investigación, les corresponde trabajar en los espacios y escenarios en los que el “futuro beato” se desenvolvió.

Cárdenas dijo que primero en Cuenca, lugar de nacimiento del padre Fajardo, luego en Azogues que fue su residencia prolongada en su vida como sacerdote incluyendo también sectores donde fue coadjutor como San Miguel de Porotos, Chuquipata y el cantón Cañar, su estadía como párroco titular en Pindilig, además de su labor en los cantones azuayos de Gualaceo y Girón incluso en Portoviejo de Manabí. (BPR)-(I)

VINCULADA DE 700 CARACTERES

Antecedentes y trámites

El padre Fajardo nació el 22 de octubre de 1871 en el cantón Cuenca del Azuay, llegó en 1894 a la Catedral de Azogues para desempeñarse como coadjutor (colaborador de sacerdotes).

En 1991, cuando el padre Jacinto Zaraus, fue obispo de Azogues, se introdujo la causa en la Diócesis, y se envió la documentación inicial a la Sagrada Congregación de la Causa de los Santos en Roma. En 1992, responden que el proceso puede iniciar, según la legislación canónica de la iglesia; es así, que en el 2004, se lo considera como siervo de Dios.

En el 2018 con la visita ad-limina de los obispos del Ecuador al Vaticano, se informó que el proceso se siga como Causa Diocesana y que se nombre a un postulador que recopile testimonios, además de una Comisión Histórica que se encargue de su biografía.