Educación financiera a 79 emprendedores

709
Jonás Durán (c), uno de los emprendedores que recibió su certificado en la EDEC EP, tras el programa de capacitación. ACR

GRÁFICA

Graduación. ACR

Ligeramente nervioso, pero feliz, con una gran sonrisa, así llegó anoche Jonás Durán, de 60 años, mecánico automotriz, a la Galería “La Atenas” de la Empresa Pública de Desarrollo Económico (EDEC EP) para la ceremonia de clausura del programa de Educación Financiera “Yo y mis Finanzas”.

Él es uno de los 79 emprendedores que participó en esta clausura y entrega de certificados de la séptima y octava etapa del programa que organizó la entidad municipal en alianza con la Fundación Sparkassen y la Universidad Católica de Cuenca.

El objetivo fue dotar de herramientas financieras a personas que están al frente de negocios y requieren conocer o fortalecer sus conocimientos en manejo de ingresos y egresos, organizadores personales, metas de ahorro, elementos de crédito, gastos y más, destacó Rosana Goercke, técnica de Estudios Económicos de la EDEC EP.

En el caso de Jonás Durán, quien es dueño de su taller, reconoce que debía “sumar un poco más de conocimientos; no he sido muy prolijo en mis finanzas por lo cual me vi obligado a participar en este curso para ser más metódico en mi manejo económico; aprendí a organizar mis gastos fijos, a ser más disciplinado”.

Para Genardo Vélez, de 30 años, ingeniero mecánico automotriz, fue determinante participar capacitarse para analizar “los altos y bajos” de lo que es tener un negocio, pero lo más importante “los gastos para saber por donde mejorar; ser constantes y disciplinados en la economía y no tratar de equiparar los gastos personales con los gastos de la empresa, porque eso puede ser perjudicial”.

Ernesto Rovalino, en representación de la Universidad Católica, mencionó que durante la capacitación los instructores se centraron en áreas como: ahorro y plan financiero, casos prácticos de cuentas de ahorro, oportunidades, buen uso del crédito y otros módulos.

Y alertó que es indudable que la falta de educación financiera lleva a las familias a abusar del crédito y a endeudarse por encima de su capacidad de pago, por eso la educación financiera es imprescindible, pues genera beneficios a todos, y en todas las etapa de la vida, constituyéndose en uno de los motores del desarrollo. (ACR)-(I)