“Estamos gastando menos y produciendo más”

618
Marco Ávila, Ministro Coordinador de Empresas Públicas, visitó Cuenca. ACR

ENTREVISTA

Marco Ávila, presidente del directorio de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO-EP), cargo que tiene el rango de Ministerio Coordinador, advierte que seguirán reduciendo personal.

¿Cómo cerraron 2019 las 22 empresas públicas?

El 2019 ha sido un buen año para las empresas públicas, hemos generado un valor de excedentes para que regresen al Presupuesto General del Estado como fruto del trabajo de las empresas públicas por 272 millones de dólares, comparado con los anteriores es el año que seguramente más excedentes hubo. En 2018 fueron 254 millones de dólares y 155 millones en 2017.

¿Cómo lo lograron?

Se ha hecho un trabajo de austeridad muy fuerte en bienes y servicios corrientes de producción, lo que gastan las empresas públicas para producir esos resultados; en 2017 se gastaron 3.464millones, por ejemplo, en 2019 hemos gastado 2.971 millones y hemos logrado producir la misma cantidad de resultados o inclusive un poco más, es decir, estamos gastando menos y produciendo más.
Uno de los ejemplos más palpables es el de los servidores públicos, teníamos 40 mil a inicios del año pasado, y hemos logrado hacer una reducción del 10%, estamos con 4.000 trabajadores menos y eso impacta en una mejor gestión, hemos logrado generar un ahorro de 60 millones de dólares al cierre del año pasado solo en remuneraciones. La proyección para este 2020 en ahorro, solo en funcionarios, será de 100 millones de dólares.

¿Pero cómo lograr que el gasto corriente realmente no sea un peso para el Estado?

Es el reto. En noviembre de 2017 tuvimos 40.167 trabajadores en todas las empresas públicas, a noviembre de 2018 fueron 39.113 trabajadores y a noviembre de 2019 34.746. La reducción fue muy significativa. Nosotros todos los meses controlamos el número de trabajadores que ingresan y salen de las empresas públicas, tenemos un límite definido, ninguna empresa puede contratar más allá de lo que nuestro Ministerio haya autorizado en coordinación con el Ministerio de Economía.
Para este año seguiremos con la optimización de personal y vamos a homologar las escalas salariales, en conjunto con el Ministerio de Trabajo, antes habían distorsiones muy fuertes, funcionarios de una empresa pública que ganaban sueldos de 9.000 dólares y en una función relativamente parecida otro ganaba 3.000.

¿Son transparentes, eficientes y rentables las 22 empresas?

Estamos trabajando en eso…no queremos tener falsas decisiones sobre falsos números.

¿22 empresas, no son muchas para un país de 17 millones de ecuatorianos?

En algunos casos hay que hacer una reducción de las mismas, dependerá. Las petroleras son fundamentales, pese a eso estamos en un proceso de fusión de Petroecuador y Petroamazonas, el plazo es hasta el 31 de diciembre.
En CELEC y CNEL hay que trabajar muchísimo…son empresas que deben existir; la Flota Petrolera Ecuatoriana nos ha dejado 40 millones de utilidad este año, hay que mantenerla. También nos da utilidad la empresa que hace barcos para la defensa nacional. CNT está dejando utilidades.

¿Cuáles son las empresas complicadas?

Tal vez las más complicadas son las empresas históricas, las que tienen muchísimos años, como Correos y Ferrocarrilles del Ecuador porque tienen un pasado de una carga laboral muy pesada con trabajadores de 30 o 40 años; este año se invirtieron cinco millones de dólares en liquidar a trabajadores que se jubilaban de Ferrocarilles.
Correos del Ecuador es bastante complicada, pero no podemos liquidarla, le daremos un giro. (ACR)-(I)

Empresas que no aportan

El Ministro Coordinador explica que de las empresas que “hay que pensar con algo más de detenimiento son las que no aportan” como la Empresa Nacional Minera, que no está a cargo de grandes concesiones, sino de pequeñas y lo que hace es pagar un valor que se va en sueldos.

Otra empresa que hay que pensar en su giro es la de Medios Públicos, que tiene a su cargo los medios incautados, que ha costado mucho dinero al país, que tiene una de las imprentas más grandes y modernas de sudamérica, pero que no pasa de una capacidad plena de producción, y está siendo subocupada esa planta.
¿Cabe liquidarla? Marco Ávila alerta “no hay una definición todavía pero una de las posibildiades podria ser monetizarla”. (I)