Eliminación de barreras

275

De acuerdo con las informaciones publicadas en estas mismas páginas, en el plazo de 36 meses todas las instalaciones de la Municipalidad, propias o alquiladas, deben permitir el fácil acceso a personas con discapacidad. Así lo señala la nueva ordenanza a favor de este grupo vulnerable, aprobada esta semana por el Concejo Cantonal. Se trata sin lugar a duda alguna de una norma positiva en bien de los ciudadanos. Queda por delante que la implementación de la ordenanza se haga con la suficiente agilidad y sobre todo con la vigilancia suficiente para que se cumpla. Ese cumplimiento debe contemplar la supervisión para evitar que malos ciudadanos ocupen abusivamente lugares destinados a quienes tienen discapacidades.
La nueva ordenanza contempla que el Municipio debe construir rampas e instalar ascensores que permitan el acceso de los discapacitados a las oficinas y servicios que brinda el gobierno local. El diseño de nuevas parrillas de basura que no tengan el peligro de las actuales es también una acción que deberá cumplirse. Reservar un diez por ciento de los estacionamientos del sistema rotativo, es una acción que debe cumplirse a más corto plazo. Se trata, además, de un servicio que tiene la característica de ser gratuito. En fin, hay varios otros puntos que deben ser recibidos como una contribución a ese grupo de ciudadanos.
Algunas de esas medidas han sido ya implementadas antes de la aprobación de esta norma y tienen una aplicación bastante regular. Junto a esa correcta aplicación es necesario insistir- una vez más- en una campaña de educación de la ciudadanía, de manera que ésta contribuya a hacer respetar esas normas impidiendo que se dé una forma más de corrupción, como es la de usar por ejemplo los estacionamientos destinados a discapacitados, por parte de inescrupulosos. Sanciones duras en estos casos, son un complemento necesario, además de las campañas de difusión.