Del cacao al chocolate

Gonzalo Clavijo Campos

155

Ecuador por sus diversos pisos altitudinales y exuberante vegetación aporta con el 63 % de la producción mundial de cacao fino de aroma, valorado en el mundo por su especial sabor y fragancia, en la elaboración de deliciosos chocolates. Existe alrededor de 480.000 hectáreas de plantaciones, la producción total de la “pepa de oro” en sus diversas variedades alcanza a 220.000 toneladas métricas exportadas, generando un ingreso anual de USD 700 millones, siendo el mayor productor de América Latina.

Particularmente la provincia del Azuay posee 6.785 hectáreas de cacao, con una producción de 3.000 TM al año, en la zona costanera, especialmente en la Parroquia Molleturo y en los cantones Ponce Enrique y Pucará.

En el 2017, los productores de cacao en el mundo fueron 5,6 millones, la industria chocolatera contabilizo USD $100 billones. La producción global de cacao es de 4,7 millones de toneladas, con un incremento constante del 3 % anual durante los 100 últimos años.

Sin embargo, en el Azuay tan solo el 3 % de la producción de cacao se elabora chocolate, a pesar de que el chocolate de Ecuador es reconocido por ser uno de los mejores del mundo, siendo fundamental dar valor agregado al cacao. Los emprendedores han ganado reconocimientos internacionales en los últimos años con sus barras de chocolate, premiadas por sus sabores y aromas sorprendentes, pero la producción no pasa de artesanal.

¿Podrán las Universidades locales, la Prefectura del Azuay, la EDEC EP, los productores, los emprendedores unirse, mancomunarse para fabricar chocolate de elevada calidad a escala industrial, en volúmenes significativos con los cuales se pueda reducir los costos de producción y de esta manera ampliar el mercado, contribuyendo de esta forma a la economía de los azuayos, ¿a la reducción del desempleo? (O)