‘Tubas de Wagner’ sonarán con la Orquesta Sinfónica esta noche

Cooperación alemana trae estas tubas y a 6 músicos para conciertos hoy y el domingo. Se llaman “Tubas de Wagner” y son unos instrumentos musicales de viento nunca antes usados en el país; esta noche se los empleará por primera vez en un concierto que ofrecerá la Orquesta Sinfónica de Cuenca, a las 20:00, en la Catedral Vieja y lo repetirá el domingo a las 11:00 en el “Concierto Familiar” en el mismo lugar. La entrada es libre.

548
Los músicos Andrea Lässig, Volker Michel, Bernd Sensenschmidt y Kai Hennig Von Lange. PSR

Cooperación alemana trae estas tubas y a 6 músicos para conciertos hoy y el domingo.

Se llaman “Tubas de Wagner” y son unos instrumentos musicales de viento nunca antes usados en el país; esta noche se los empleará por primera vez en un concierto que ofrecerá la Orquesta Sinfónica de Cuenca, a las 20:00, en la Catedral Vieja y lo repetirá el domingo a las 11:00 en el “Concierto Familiar” en el mismo lugar. La entrada es libre.

La obra musical a presentar es la Sinfonía Número 7 del compositor Anton Bruckner, estrenada en 1884, la que significó el éxito para el artista, cuando ya tenía 60 años.

Se cree que el compositor Bruckner incluyó en la obra fragmentos para estas tubas cuando ya estaba por terminarla, al enterarse de la muerte de su maestro, el también compositor Richard Wagner, quien las había inventado. Lo hizo como una forma de rendirle un homenaje.

En el adagio de la sinfonía añadió una especie de coral interpretado por cuatro tubas, símbolo de la sonoridad wagneriana y entran también los cuatro cornos, “como si fueran una resurrección de Wagner”, explica Michael Meissner, director de la Sinfónica de Cuenca.

Bruckner se caracteriza porque los movimientos de sus conciertos son largos, en esta sinfonía el primer y segundo movimiento duran 20 minutos cada uno.

La obra es de gran formato y es posible presentarla gracias al apoyo del cornista alemán Bernd Sensenschmidt, quien gestionó conseguir las cuatro “Tubas de Wagner” y las trae como novedad al Ecuador.

En los conciertos de este viernes y domingo actúa como instrumentista de la Sinfónica de Cuenca junto a seis colegas alemanes más. En las “Tubas de Wagner”: Bernd Sensenschmidt, Andrea Lässig, Volker Michel y Kai Hennig Von Lange; en el corno, Andrew Joy; trombón, Burkhard Schölpen; y, contrabajo, Klaus Zöllner.

Los músicos invitados tocarán un “andante” antes de la sinfonía, para que todos puedan escuchar su sonido particular, “el más grande y más bajo de la orquesta, incluso más bajo que el contrabajo”, explica el maestro Meissner.

Hay mucha filosofía en esta composición del autor, quien posteriormente introdujo las tubas en futuras obras suyas como las sinfonías y otras, por su sonoridad muy solemne.

La luminosidad de sus extensos temas, su sentimiento profundo y el conmovedor homenaje a la muerte de Wagner en medio del segundo movimiento, le dieron la preferencia del público, desde su estreno hasta la fecha”, dice la página web “Historia de la Sinfonía”.

Con estas tubas, la Sinfónica de Cuenca podrá programar presentaciones de obras que contemplan su uso y que antes no era posible programar por carecer de ellas. (AVB)-(I)

Colaboración musical.- La adquisición de estos instrumentos ha sido posible gracias al financiamiento de la fundación alemana Kulturverband, de Quito, así como a la línea aérea holandesa KLM que las trajo gratuitamente al Ecuador.

Un convenio entre la orquesta y la referida fundación posibilitará que los instrumentos queden bajo custodia de la orquesta, pero las demás sinfónicas: de Quito, Guayaquil y Loja podrán solicitarlas a préstamo para conciertos que programen. (AVB)-(I)

DETALLE

El compositor alemán Richard Wagner (1813-1883), inventó este tipo de tuba para dar sonoridad a su obra “El anillo de los Nibelungos”