Más que el nombre de un estadio

Ernesto Cañizares Aguilar

288

En pocas semanas se iniciará una nueva disputa del Campeonato Nacional de Fútbol, hoy Liga Pro. El Deportivo Cuenca y el Gualaceo S.C. representarán a la provincia del Azuay en la primera categoría A y B, respectivamente.

El fútbol profesional se inició en Cuenca recién en 1971, veinte años después de Guayaquil, cuando el Río Guayas, conformado con 10 jugadores rioplatenses y un ecuatoriano, se coronó como el primer campeón profesional en la historia del fútbol ecuatoriano.

Como es de conocimiento general, Alejandro Serrano Aguilar (1933-2019) fue el principal gestor de la fundación de la Asociación de Fútbol del Azuay y del equipo que se constituyó en el ídolo morlaco. El estadio de la ciudad lleva su nombre.

Alejandro Serrano en el colegio Borja jugó básquet logrando un subcampeonato en Riobamba (1950) entre colegios privados confesionales. También fue árbitro de fútbol cuando los jueces de línea en vez de banderines usaban sus pañuelos. Abogado e ingeniero. Académico, industrial y político. Llegó a la vicepresidencia de la República.

Presidió la Federación Deportiva del Azuay (1961-65) en tiempos gloriosos del baloncesto, especialmente de la selección femenina de Charito Sánchez, Clarita Aguilar, Bertha Pons, Juana Solórzano, Lola Carrasco, Cumandá Jiménez, entre otras. Se puso césped en la cancha del estadio y para inaugurarlo se enfrentaron la Liga de Quito contra el famoso Peñarol de Spencer, uno a cero a favor de los uruguayos.

Cuando alcalde, además de impulsar la iniciación del fútbol profesional, remodeló el viejo estadio y adquirió los terrenos donde hoy se levanta la infraestructura deportiva de la ciudad: el Complejo Bolivariano, Totoracocha y el parque de Miraflores.

Una obra principal fue el alcantarillado de la ciudad, con grandes canales recolectores. Según contó en una entrevista un amigo le dijo “de esto la gente se va a olvidar de aquí a dos o tres años, en cambio lo del Deportivo Cuenca se mantendrá por muchísimo tiempo”.

Bien hizo la FDA en rendirle un homenaje post morten en la sesión solemne por su aniversario. Alejandro Serrano Aguilar es mucho más que el nombre de un estadio.