Una lingüista pudo estudiar Letras por hablar francés

Directora de la Academia de la Lengua venció obstáculos para cumplir su sueño: cursar Literatura Susana Cordero de Espinosa, presidenta de la Academia Ecuatoriana de la Lengua, nacida en Cuenca en 1941, escritora, lingüista y catedrática, contó en Radio Quito que pudo estudiar Literatura solo gracias a hablar francés y en oposición de su madre que temía que al estudiar humanidades se “haga comunista” y “como Nela Martínez”, -política socialista censurada por la sociedad conservadora de su época-, sea rechazada.

307
La autora es académica de la lengua desde el año 2001 y presidenta de la Academia desde el año 2013. Internet

Directora de la Academia de la Lengua venció obstáculos para cumplir su sueño: cursar Literatura

Susana Cordero de Espinosa, presidenta de la Academia Ecuatoriana de la Lengua, nacida en Cuenca en 1941, escritora, lingüista y catedrática, contó en Radio Quito que pudo estudiar Literatura solo gracias a hablar francés y en oposición de su madre que temía que al estudiar humanidades se “haga comunista” y “como Nela Martínez”, -política socialista censurada por la sociedad conservadora de su época-, sea rechazada.

Entrevistada por Andrés Carrión, contó que a los 11 años la llevaron a España donde cursó el Colegio Francés. Su gusto eran las letras pero se oponía su madre, temerosa de que esos estudios le lleven al pensamiento de izquierda, mal visto; por eso se graduó en Comercio.

De vuelta al país, se matriculó en Economía en la Universidad Católica de Quito. No podía en Literatura porque su diploma de bachillerato era incompatible y no se hallaba a gusto. El rector Aurelio Espinosa Pólit, humanista y literato, fue comprensivo y, aun sin conocerla, le aceptó el cambio de facultad gracias a hablar francés a la perfección.

Leía siempre lo mejor y me molestaba lo que no me enriquecía, buscaba autores extranjeros, lo lejano, quizás por haber vivido en el extranjero”, el descubrimiento de lo nacional vino en forma tardía por recomendación del escritor Julio Pazos y por haber descubierto “lo maravilloso del mundo andino” en un viaje al Cusco.

La académica se refirió también al empleo de la lengua. Las personas utilizamos apenas unas 3.000 palabras de las aproximadamente 90.000 que existen. Las academias de la lengua iberoamericanas firmaron un convenio con Google para cuidar el manejo del idioma, señaló.(AVB)-(I)

DETALLE

En religión, lo importante no es creer o no creer, sino ser buenos, dijo y lamentó la pérdida de valor del honor personal.