Tres proyectos se ejecutarán en el 2020 en materia de movilidad

605

Con tres macroproyectos, el Municipio de Cuenca iniciará en el 2020 su gestión en materia de movilidad, uno de los principales problemas que la ciudad debe resolver. La planificación incluye: movilidad integral, tránsito y conflictos, y transporte.

El primer proyecto se ha denominado movilidad integral y su objetivo principal es sentar las bases para que el modelo de moverse en la ciudad cambie. Es decir, intentar revertir prácticas como el uso del vehículo particular en el cantón y la distribución del espacio público, que prioriza a los motorizados.

Una de las acciones que se ejecutarán en ese sentido es la aplicación piloto del modelo de súpermanzanas en el Centro Histórico, una iniciativa que busca que los ciudadanos se apropien del espacio público, con una disminución de la circulación vehicular.

Guilherme Chalhoub, director de Gestión de la Movilidad, enfatiza en la necesidad de que el espacio público esté repartido equitativamente. “Debería existir carril exclusivo para buses, para bicicletas, las aceras deberían ser expandidas, mejoradas, debemos pensar en la accesibilidad de las personas con deficiencia y hacer intervenciones”, acota.

El 65 por ciento de los cuencanos se moviliza por veredas deficientes, según un estudio realizado por el Grupo de Investigación Llactalab de la Universidad de Cuenca. Por eso, en este proyecto se prevé elaborar un manual de aceras, que establezca criterios como dimensiones, piso, accesibilidad. Este documento será un insumo para constructores y para el departamento municipal de Obras Públicas.

En ese proyecto se incluye la reestructuración de la red de ciclovías y un estudio para la expansión del sistema de bicicleta pública. La adecuada infraestructura ha sido uno de los reclamos de quienes se movilizan en este sistema de transporte.

El segundo macroproyecto se enfoca en la reestructuración del transporte público. Algo que va de la mano con la integración de todos los modos de movilidad, sobre todo tomando en cuenta que para el próximo año está previsto que empiece a operar el tranvía. Según el alcalde Pedro Palacios, la integración es de gran importancia, pero no será una condicional para que el nuevo sistema de transporte opere.

En el último macroproyecto se trabajarán estrategias de semaforización y señalización de las vías. Según, el funcionario municipal es necesario aumentar la señalización en el cantón, sobre todo para peatones y ciclistas. También se trabajará en una política para reducir las muertes por accidentes de tránsito.  (JBA) (I)