Trencito rojo

Marco Antonio Piedra Aguilera @mpiedra0768

97

Por una nueva ocasión, los cuencanos escuchamos y somos testigos de que se vuelve a poner sobre la palestra de la discusión la posibilidad de que nuestro tranvía entre en circulación, al parecer tanto las condiciones técnicas, como las administrativas y las estratégicas se comenzaron a alinear para que el despilfarro y desperdicio de recursos acaecido en los últimos meses, por no decir años, de una vez por todas termine y comience a funcionar una obra controversial, criticada y que mucho daño ha causado en su proceso constructivo.
Cualquier ciudadano que acuda a la plataforma del ex – CREA, podrá llevarse también el asombro, y hasta cierto punto la irritación de observar como varios vehículos que aparentan ser trenes de color rojo yacen debajo techo con cero utilización, mientras que todo un equipo humano está por detrás cuidando y velando por su mantenimiento y operatividad, consumiendo recursos y aplicándolos en un bien que se suponía al menos iba a generar algún dinero que permita mitigar todas las demandas que una obra de esta naturaleza exige.
Sería muy interesante el conseguir alguna persona, o equipo de profesionales que se dediquen a cuantificar la real magnitud e impacto económico que generó esta obra, claro está, se lograría obtener una cifra que casi de seguro no llegaría a gozar de total confiabilidad debido a las diversas aristas que se han venido abriendo a lo largo de estos años, pues si consideramos las obras civiles, adquisición de vagones, equipamiento, publicidad, daño a los negocios de las zonas afectadas, lucro cesante y demás componentes de afección directa o indirecta, corremos el riesgo de dejar fuera algún rubro que sume a este famoso trencito rojo. (O)