Piscinas y fosas sépticas habrían provocado el deslizamiento de tierra en el kilómetro 86 de la vía Cuenca-Girón-Pasaje

206
Desde febrero pasado, la situación en el kilómetro 86 de la vía Cuenca-Girón-Pasaje se ha agravado. Se espera que el próximo año se realicen estudios para la intervención.

Toma entre dos y tres segundos cruzar el kilómetro 86 de la vía Cuenca-Girón-Pasaje, pero en ese tiempo los que conocen esta zona y los conductores habituales sienten el peligro bajo sus pies, desde que en febrero de este año un deslizamiento de material pétreo provocara el deterioro de la calzada y el cierre de un carril.

Desde entonces, el kilómetro 86 de la vía que permite la conexión directa entre las provincias del Azuay y El Oro se limpia constantemente para evitar más problemas de los que ya se han registrado: prohibición del tránsito vehicular, y, lo que es peor, un accidente que por poco termina en tragedia.

El pasado uno de diciembre, un bus de la cooperativa Azuay tuvo complicaciones para cruzar el tramo afectado por el deslizamiento. Las llantas del vehículo pesado quedaron atrapadas entre el lodo. Para quienes viajaban ese día la situación fue caótica, porque a un lado del kilómetro 86 está el vacío, y en fondo el caudaloso río Jubones.

A pesar de ello, horas después el bus pudo ser movido para su posterior traslado hacia Cuenca. Aun así, comentarios de los propios choferes que se trasladan de Azuay a El Oro, y viceversa, estuvieron encaminados a que el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) intervenga de emergencia en la zona.

Estudios

Sobre el deslizamiento, lo que se ve desde la vía es solo una pequeña parte de la realidad. De acuerdo a investigaciones previas llevadas a cabo por técnicos de la dirección provincial del Azuay del MTOP, lo sucedido en febrero de 2019 se trató de un macro deslizamiento que empezó desde lo alto del cerro.

Y ante la situación, el MTOP no puede intervenir sin contar con estudios previos de las causas que provocaron el macro deslizamiento; pues en caso de intentar remover el material flojo que está junto al kilómetro 86 se corre el riesgo de que parte de la montaña se venga abajo.

Por ello, los técnicos han registrado los términos de referencia para contratar una consultoría y conocer lo que se debe hacer en la zona para evitar los deslizamientos. No obstante, el dinero para los estudios dependerá de dicho Ministerio, cuya matriz está en Quito.

Aun así, sin la consultoría ya se tiene una presunción de lo que está provocando los deslizamientos —no solo sobre el kilómetro 86—: el agua.

Investigaciones

En la parte alta del kilómetro 86 se ha encontrado, según José Jaramillo, subsecretario del MTOP de la zona 6 (Azuay, Cañar y Morona Santiago), fosas sépticas y piscinas que se usan para criaderos de aves. Como hipótesis, el equipo del Ministerio cree que habría provocado el macro deslizamiento la filtración del agua.

Para Gonzalo Clavijo, director de planificación del Gobierno Provincial del Azuay, la filtración de agua no es algo nuevo, sobre todo en los alrededores de la vía Cuenca-Girón-Pasaje.

El tema del riego en ese sector es crítico (…)Mucha gente influyente de la zona y de la ciudad no quieren mejorar los reservorios y por eso ocasionan los grandes problemas de la región”, dijo Clavijo.

Los sistemas de riego anti técnicos y los reservorios sin las protecciones adecuadas han provocado filtraciones de agua que han sido absorbidos por las montañas. A eso se suma las lluvias. Lo que al final de cuentas han aumentado el número de derrumbes de una vía que carece, por ejemplo, de señalización.

Mientras tanto, si en Quito aprueban los recursos para el estudio en seguida, lo más probable es que el derrumbe del kilómetro 86 cumpla un año. 

No hay una vía alterna 

Hace dos años, según Gonzalo Clavijo, se hizo un análisis para buscar alternativas a la vía Cuenca-Girón-Pasaje, sobre todo desde Santa Isabel, porque a más de los derrumbes hay fallas geológicas que han destruido la calzada, y que hasta la fecha, continúan tal cual.

Tras la búsqueda no se encontró ninguna alternativa, por lo que la vía hacia la provincia de El Oro es muy necesaria (según un estudio elaborado en el 2013, por esa carretera circulaban 6.130 vehículos a diario).

Prácticamente no hay una alternativa cuando se pasa Santa Isabel. Cada vez que hay lluvias se daña y es gravísimo porque se corre el riesgo de perder una vía entera”, explicó Clavijo.

Frente a esa situación, Clavijo informó que están trabajando en una ordenanza que le ayude a lal GAD del Azuay a controlar los sistemas de riego; sin embargo, para él, instituciones como Senagua, Municipios y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas deberían juntarse para cerrar los sistemas que no cumplan con las normas técnicas. (I)