Miles de luces encienden el espíritu navideño en Cuenca

366

Diciembre es el mes en el que las noches cuencanas se iluminan. Este año hay al menos cuatro lugares que se vuelven un atractivo al caer la tarde, cuando miles de luces envuelven a la ciudad en un ambiente navideño. Estos son el Centro Histórico, El Barranco, la avenida Veinticuatro de Mayo y Turi.

Pese al frío, los transeúntes se detienen y se fotografían junto a una estructura de letras ubicada en el Parque Calderón, frente a la Catedral. Unos metros más allá, en la plazoleta de Santo Domingo, la Fundación Iluminar apuraba ayer la instalación de un bombillo gigante, una de las novedades de este año. Se trata de una estructura iluminada, de siete metros de diámetro, que permitirá que las personas circulen por la parte interna, indicó Xavier Guambaña, técnico de la fundación.

En San Francisco, en cambio, adecuaron un túnel de luz. La iluminación en el centro se completa con las alegorías colocadas en las calles Gran Colombia, Mariscal Lamar y Sangurima, en la ruta tranviaria. Ese fue un pedido de los frentistas, con el fin de activar el comercio, explicó el director de la Fundación Iuminar, Ricardo Medina.

La iluminación de la zona de El Barranco fue una de las más esperadas por los cuencanos este año. En el río Tomebamba la decoración fue diferente, pero sigue siendo una postal hermosa. Se decidió no colocar las olas de luz sobre el agua, y en lugar de esto se iluminaron los puentes, desde El Vado hasta El Vergel. Caminar en la noche por este tramo es un espectáculo visual.

El recorrido empieza en El Otorongo, en donde se puede apreciar el nacimiento gigante formado por cinco figuras: San José, la Virgen María, el Niño Jesús, el burro y el buey. La más alta mide ocho metro de alto; las cinco están recubiertas por 2.000 metros cuadrados de papel metalizado.

Para este año, el nacimiento recibió un mantenimiento especial. El papel que lo recubría fue reemplazado por uno que soporte mejor las condiciones climáticas; en ese proceso trabajaron estudiantes de Mecatrónica de la Universidad Politécnica Salesiana. Las figuras también están recubiertas de manguera y una malla, que las vuelven más luminosas.

Este año, la iluminación navideña invita a recorrer otros sectores de la ciudad. Para apreciar el árbol de 35 metros que se ha convertido en el principal atractivo turístico de la ciudad en esta fecha, es necesario desplazarse hasta la avenida 24 de Mayo y Max Uhle.

Más al sur, en Turi, está un árbol navideño de nueve metros de alto; también hay iuminación en el aeropuerto, los parque De la Madre, Tarqui-Guzho, del Dragón, Juan Stiehle, frente a la Feria Libre,  los pasajes cercanos al mercado Nueve de Octubre, las plazoletas Hermano Miguel, El Rollo, así como en las parroquias rurales.

En total, Cuenca está iluminada con cerca de 660.000 puntos de luz y 15 kilómetros de manguera luminosa led que contagian del ambiente navideño a propios y extraños. (I)