Creadores de programas que llevan a los mundos virtuales

Tecnología: Experiencias de técnicos y programadores, aplicaciones educativas, técnicas o juegos se pueden crear con programas de la era digital Imagine cómo se sentiría estar en una nave espacial que tiene al frente al planeta Marte; que usted dirige la nave, manipula objetos, extingue fuegos. Lo que antes solo se podía en una película hoy es posible experimentar y sentir gracias a programas de realidad de virtual que realizan técnicos como Ernesto Santos, Xavier Cuenca y Andrés Olingi.

164
Ernesto Santos, Xavier Cuenca y Andrés Olingi, en una prueba. Cortesía

Tecnología: Experiencias de técnicos y programadores, aplicaciones educativas, técnicas o juegos se pueden crear con programas de la era digital

Imagine cómo se sentiría estar en una nave espacial que tiene al frente al planeta Marte; que usted dirige la nave, manipula objetos, extingue fuegos. Lo que antes solo se podía en una película hoy es posible experimentar y sentir gracias a programas de realidad de virtual que realizan técnicos como Ernesto Santos, Xavier Cuenca y Andrés Olingi.

La actual tecnología digital posibilita desarrollar juegos, simulaciones y experiencias de realidad virtual. El usuario se coloca un equipo con visor electrónico conectado a un ordenador y, mediante comandos que opera con sus manos, tendrá la sensación de estar en otra realidad.

Quien usa estos programas no sólo ve ese mundo virtual sino experimenta estar dentro de su espacio. En el caso específico, un viaje al Planeta Rojo en coincidencia con el proyecto científico de la agencias espaciales internacionales, que se proponen enviar allí una misión de astronautas.

En agosto, estos técnicos fundaron “Civil Interactive” un estudio que crea mundos y experiencias con tecnología digital.

Primero parten de generar ideas para un proyecto, pasan a investigar y procesar información, realizar dibujos e historias gráficas basadas en la información recogida; luego, la programación para que se conviertan en modelos digitales en tres dimensiones, con volúmenes, texturas, sonidos.

Uno de esos mundos virtuales fue “El Gran Viaje”, proyecto desarrollado con base en la Cultura Cañari y su mitología y que se presentó en el Museo Pumapungo.

En otros países estos programas son una industria en crecimiento que aquí se puede desarrollar, señala Ernesto Santos.

El proyecto “El Gran Viaje” les tomó dos años; ahora, su nuevo proyecto tiene ya cuatro meses de labor en diseño, técnica, ilustración, imagen, creación de bandas sonoras para los mundos virtuales.

Según estima, una línea de trabajo podría ser aplicaciones temáticas que interesen a los jóvenes y se puedan comercializar. Las aplicaciones y los juegos posibilitan hacer cosas que no se dan en la vida real: ser un robot, una deidad, ir al espacio o navegar bajo el agua.

La idea del proyecto es continuar con el desarrollo de programas y la tecnología que, destinada a jóvenes de 14 años en adelante, puede tener múltiples aplicaciones educativas, científicas y prácticas, no solamente de recreación. (AVB)-(I)

DETALLE.- En un tiempo muy corto, los precios de los equipos bajarán de costo y se generalizarán, señala Santos.