Partículas del Sangay caen en Cuenca

198
Panorama de la ciudad desde Turi mientras una mujer habla por teléfono con una mascarilla protegiendo la nariz y boca.

Lo que un principio parecía una densa neblina se trataba de partículas finas expulsadas en forma de ceniza del volcán Sangay, que desde mayo de este año está activo.

Los reportes de la presencia del polvo de ceniza se registraron en las primeras horas de ayer en  Azogues, Sevilla de Oro, El Pan, Paute y Gualaceo.

A través de imágenes satelitales, el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional hizo un seguimiento a la emisión de gases y cenizas del Sangay que se dirigieron hacia el sur-occidente.

Por su parte, el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE), por medio del grupo que coordina en Azuay, Cañar y Morona Santiago, descartaron en un principio la caída de ceniza en la provincia del Azuay.

“Vemos que tenemos un clima nublado en la provincia del Cañar y en la provincia de Azuay, y se puede confundir con la caída de ceniza; sin embargo (hay que) basarse siempre en medios oficiales”, dijo Paulina Padrón, coordinadora de la Zona 6 del SNGRE.

No obstante, mientras la coordinadora explicaba sobre la posible confusión, el índice de calidad de aire, que es monitoreado en tiempo real por la Universidad del Azuay, señalaba que el aire de Cuenca era dañino por la concentración alta de partículas finas que provenían de la actividad del volcán Sangay.

Partículas en Cuenca

A las 09:00 de este miércoles, los cuencanos observaron que en los cerros que rodean a la ciudad estaban opacados por lo que parecía niebla.

Hasta esa hora, según aquel monitoreo el aire era bueno y moderado en varios sectores de la ciudad; sin embargo, en dos horas cambió drásticamente la situación. El aire de Cuenca fue considerado dañino.

Ese índice, que se mantuvo hasta las horas de la tarde, para Chester Sellers, director del proyecto que se encarga de monitorear el aire, debió ser considerado por los grupos vulnerables: niños y adultos mayores con problemas respiratorios.

Dirección de la ceniza

De acuerdo a un análisis que el biólogo Francisco Sánchez hizo a los reportes meteorológicos para el tráfico aéreo, la dirección de la ceniza es: oeste-sur-oeste. Esto significa que las provincias de Morona Santiago, Chimborazo, Cañar y el norte del Azuay verán la presencia del material particulado.

Sánchez explicó a El Mercurio que se debería tomar en consideración esos reportes, con la finalidad de prever la dirección del viento y alertar a la ciudadanía para que tome las debidas precauciones.

Mientras tanto, la población, como medida de protección, deberá utilizar mascarillas (con ello se evitará tragar el material que flota en la ciudad) y gafas para evitar la irritación de los ojos. (AWM)-(I)