Investigadores de Ecuador y Argentina descubren una nueva especie de rata

385
Imagen tomada del Facebook del Instituto Nacional de Biodiversidad - Ecuador

Investigadores de Ecuador y Argentina describieron una nueva especie de rata cangrejera que habita en un río de la provincia de Azuay informó el Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO).

Se trata de un roedor del género Ichthyomys que se alimenta a base de cangrejos y que fue localizada en el río León, precisa un comunicado del INABIO que llevó a cabo el estudio junto a las ecuatorianas Universidad de Azuay, y la Universidad San Francisco de Quito, además del argentino Instituto de Diversidad y Evolución Austral (IDEAus-CONICET).

Los autores bautizaron a la nueva especie como Ichthyomys pinei y descubrieron que se distingue de los roedores ecuatorianos de la familia Ichthyomys, la especie genéticamente más cercana a ella, por su tamaño más pequeño, cola bicolor y pata trasera ancha.

Los dos ejemplares adultos recolectados presentaron además otros rasgos diferenciadores en el cráneo y dentadura.

Los investigadores Javier Fernández de Córdova, Carlos Nivelo-Villavicencio, Carolina Reyes-Puig, Ulyses Pardiñas y Jorge Brito, situaron el hábitat de la nueva especie se encuentra en la cordillera de los Andes occidentales, en el sur de Ecuador.

Indicaron que es similar a la Ichthyomys stolzmanni, que también tiene una cola bicolor aunque es de mayor tamaño.

La nueva especie eleva el número de Ichthyomys ecuatorianos a cuatro, lo que convierte a Ecuador en el país con mayor diversidad de este tipo de roedores con cuatro géneros y ocho especies.

Conocidas como ratas que comen cangrejos, ese tipo incluye cinco géneros y 18 especies, concentrados principalmente en las tierras altas de América Central tropical y del norte de Sudamérica.

Los investigadores advirtieron de que la localidad del hallazgo, así como varias otras partes del río León donde vive el animal, están incluidas en proyectos de minería, por lo que el desarrollo de la actividad extractiva podría tener impactos negativos en la población.

Especialmente a la luz de que la deforestación y la contaminación del agua podrían ser críticas para la supervivencia de la especie. EFE