El oro de América

230

La historia de la conquista y colonización de América por los españoles da mucha importancia al oro extraído y su impacto en la monarquía europea. Una visión de este proceso considera que la existencia de este metal y el enorme precio en el mundo acicateó la codicia de muchos conquistadores que vinieron a “hacer América”, es decir a acumular gigantescas fortunas en poco tiempo y, en algunos casos, partiendo de dura pobreza convertirse en millonarios que, con arrogancia, ostentaban su fortuna con vistosos palacios. Por su puesto, esto ocurría a costa de la inhumana y vergonzosa explotación de los indígenas a través de la institución de las mitas que tanto daño ocasionaron.
En lo que tiene que ver con acumulación de riqueza. España se convirtió en el país más rico de Europa, pero luego de un tiempo de esta gigantesca prosperidad, entró en un proceso de decadencia creciente. Se considera que este oro tan solo sirvió para el gasto ostentoso, pero que casi nada se invirtió en producción y desarrollo que son los móviles fundamentales de la creación de riqueza. El capital que no se invierte y solo se consume no genera nada positivo. Piensan algunos que la abundancia del oro proveniente de las colonias americanas, en el mediano y largo plazo fue la causa de la decadencia de ese país que ni de lejos estuvo preparado para administrar esa riqueza
El Ministerio de Energía y Recursos Naturales no Renovables informa que fueron exportadas a Europa casi 178 toneladas de concentrado de oro proveniente de la explotación de una mina en la provincia de Zamora Chinchipe. Se informa que dará lugar a un ingreso de casi 8000 millones de dólares en los próximos años debido a una explotación controlada de las minas. Sin abordar el tema de los daños ecológicos que genera la minería, consideramos que, en este caso, el oro que sale de nuestro país, da lugar a ingresos que esperamos sean utilizados por los gobiernos para, en algo, mejorar la calidad de vida de los ecuatorianos.